lunes, julio 12, 2010

El “Moderno” Estado Socialista

Por más de cien años, los comunistas e intervencionistas se la han pasado sin cesar prediciendo el fin del capitalismo. Mientras que sus deseos proféticos no se han materializado y sí en cambio se derrumbó estrepitosamente el comunismo de la Unión Soviética y sus satélites, motivo por el cual se adaptaron para “modernizarse”, esto es, para aceptar la economía de mercado, interviniéndola, claro, tomar las riqueza generada por el capitalismo para crear el Estado de Bienestar. Hoy, el mundo está presenciando el colapso de esta idea socialista. Toda Europa está teniendo que recortar gastos y acotar los beneficios del pasado que los “modernos” socialistas habían implantado en sus respectivos países.

Ya he escrito bastante sobre el Estado de Bienestar, en particular en el post “La Amenaza e Inmoralidad del Estado de Bienestar”, pero continuamos sobre el tema bajo la discusión de los modelos económicos para México.

Los principios básicos del Estado de Bienestar fueron delineados por Ferdinand Lasalle (1825-64), amigo y rival de Kart Marx. Lassalle ridiculizó a los liberales a los acusaba de darle al estado sólo el papel de guardia velador. En sus ojos, el Estado (con E mayúscula) era al mismo tiempo Dios y Santa Clós. El Estado tiene fondos infinitos, inextinguibles a su disposición, y estos recursos puede usarlos para hacer de sus ciudadanos prósperos y felices. El Estado deberá nacionalizar los grandes negocios, embarcarse para realizar los grandes proyectos de infraestructura para los cuales no hay suficiente capital privado disponible y sobre todo proveer a todos de los “derechos sociales”, educación, salud, vivienda, trabajo, lo que tú quieras, de la cuna a la tumba.

Estas ideas fueron adoptadas primero en la Alemania de Bismark, esta política social unió a cristianos y ateos, republicanos y monárquicos, nacionalistas e internacionalistas. El Capitalismo había multiplicado la población, elevado a niveles sin precedentes el estándar de vida de las personas. Sin embargo todas estas personas argüían sobre las supuestas características “salvajes” e inhumanas del Capitalismo.

Estas ideas alemanas fueron luego adoptadas por el Fabianismo Británico y después adoptadas por todos los países europeos, y finalmente en los Estados Unidos.

El Estado Benefactor sienta su base “teórica” en Keynes “La gente lo que quiere es la Luna” encuentra aquí como los alquimistas en su piedra filosofal, y crean una “nueva economía”, despreciando y desechando como sin sentido todo el trabajo de los economistas, ahora vilipendiados como “ortodoxos” que afirman que los recursos son limitados, y por tanto los bienes que pueden producirse y en consecuencia la necesidad del ahorro y la progresiva e incesante acumulación de capital.

¡Qué Paguen los Ricos!

El estado intervencionista sabe perfectamente que para hacer esto o aquello, para darle a la gente lo que quiere, en palabras de Keynes “La Luna”, se necesita mucho dinero, que hay que pagar. Sabe perfectamente que el estado tiene lo que tiene mediante los impuestos que obliga a pagar a sus ciudadanos. La idea es entonces quitar lo más posible a los ricos de sus ingresos y capital para gastar este dinero para el beneficio de las mayorías. Consideran que el dinero de los ricos es infinito y en consecuencia los fondos disponibles para el gobierno. No hay necesidad de ser austero cuando se trate de asuntos de gasto público. Lo que ante el sentido común es un dispendio no lo es cuando se trata de gastos del gobierno, es la forma, ellos dicen de crear bienestar y empleos.

Bajo estas doctrinas el sistema de impuestos progresivos ha sido llevado al extremo, hasta que el mito de lo ilimitada de la riqueza de los ricos se evapora, entonces le siguen con la deuda pública, y con la inflación. Hasta que el país literalmente quiebra, llevándolo al caos absoluto.

Ser político en estos días es realmente una tarea muy simple, simplemente hay que convertirse en Santa Clós. La principal tarea del político es ofertar a los votantes por nuevos regalos, a cambio de sus votos, él inducirá a su vez mayor gasto público para cumplir con sus promesas. Subsidios, obra pública, nuevas oficinas repletas de “empleos” burocráticos, pensiones, seguros médicos, Ud. nómbrelos, son infinitas las posibilidades que tienen los políticos para regalar a la gente que después de todo lo que quiere es “La Luna”, y si se puede, las estrellas también. Todos estos regalos, y “transformaciones” le aseguran los votos que los llevan al poder.

Para estos modernos socialistas, estatistas, los empresarios son unos holgazanes, zánganos que se llevan la crema y nata de la industria sin realizar ningún servicio a la comunidad. Las nacionalizaciones no son para ellos más que eliminar a estos parásitos de la sociedad. Un servidor público asalariado podrá hacer perfectamente el trabajo del empresario mucho más eficientemente, y más barato y no se llevará las utilidades.

Guiados por estos pensamientos. Los gobernantes de los países europeos estatizaron los ferrocarriles, las líneas áreas, los teléfonos, aquí en México, lo mismo, hasta la banca fue estatizada, los resultados todos los conocemos: Servicio escandalosamente malo, precios altos, prebendas y canonjías para los burócratas que trabajan en ellos, déficit que se incrementan año con año, que ha de ser cubiertos con el presupuesto del país.

Lo que finalmente arruina al país, que sea, no sólo a México. Llámese Grecia, Italia, España, Portugal, Argentina, etc. etc. terminan arruinados.

Quisieron la Luna, y terminaron en el Infierno.

El Estado de Bienestar en México

México ha implantado desde siempre el Estado de Bienestar. En la Constitución se escriben los “derechos sociales”: Educación gratuita, salud, vivienda, y trabajo, cultura, y también ha implantado nacionalizaciones de industrias “estratégicas”, como los son las de energía, más todos los “institutos”, “comisiones”, “consejos”, que proliferan por doquier. Como consecuencia de la implantación del Estado de Bienestar y las paraestatales se ha creado una masa burocrática colosal.

En efecto, el Estado mexicano es el empleador más importante del país. Contrario a lo que se difunde, el número de burócratas siempre va en aumento, año con año sexenio tras sexenio. Es un ejército de 3 millones y medio de personas. Pero si se suman los trabajadores que ocupan los gobiernos estatales y municipales alcanza los 8 millones de personas. Y si además se suman los de las empresas paraestatales tendremos una cifra cercana a los 9 millones de personas. Esto es para decirlo rápido el 24 por ciento de la población económica del país.

Tan sólo en la administración pública Federal se tiene un ejército de 3 millones 441 mil 317 mexicanos.

Sus filas están nutridas de profesores, militares, médicos, enfermeras, policías, y toda clase de profesionistas.

En suma, representan una fuerza laboral que alcanza el 9 por ciento de la población económicamente activa del país.

Todos estos burócratas pertenecen a sindicatos “aguerridos” notoriamente el SNTE, el SME de la extinguida (una buena para Calderón) CLF, el SUTERM, el STPRM, los sindicatos de las universidades públicas, etc., etc. Que año con año, ensanchan sus “conquistas laborales” con cargo al “patrón” que da la “casualidad” que el “patrón”, somos todos los mexicanos que tenemos que mantener y darles sus canonjías y prebendas a todos estos parásitos de la economía.

También, claro, a todos estos burócratas hay que darles sus jubilaciones y pensiones, que son como una inmensa bola de nieve que pronto, antes que nos demos cuenta se convertirá en un alud que destrozará las finanzas públicas.

Y se jubilan a la “avanzada” edad de 50 años, sólo en Burundi cuya expectativa de vida es precisamente de 50 años se tiene esta aberración (ver “La Seguridad Social en el Mundo”, de Benjamín González Roaro,),

A principios de año, el director general del IMSS, Daniel Karam Toumeh, afirmó que en el 2011 se habrá agotado el Fondo Laboral para cubrir la nómina de jubilados, la cual ascendió a 32,163 millones de pesos en el 2009.

Ante industriales, el funcionario estimó que la nómina de los jubilados crecerá 17.3% en este año, y de no generar las medidas de contención necesarias, el pasivo aumentará en 2,475 millones de pesos por cada mes que pase.

Aún cuando se cuenta con el Fondo Laboral para hacer frente a estas presiones de gasto, durante el último trimestre de 2011, se agotarán los recursos de dicho fondo, y la consecuente reducción del gasto de operación pondrá en riesgo la calidad de los servicios del IMSS”, expresó en el marco de la Reunión Anual de Industriales 2010 que organiza la Concamin.

Y siguiendo con los empleados del IMSS,

Tienen 90 días de aguinaldo contra 15 días de los trabajadores en general.

Al primer año de trabajo, un empleado del IMSS tiene derecho a 30 días de vacaciones, un trabajador de la industria en general tiene sólo 6.

El Secretario General del Sindicato del IMSS, Roberto Vega Galina, sostiene que todas estas prestaciones son logros de la clase trabajadora.

"A través de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo tenemos un régimen complementario que es lo que nos hace ser diferentes al resto de los trabajadores del país y está dentro de la legalidad o sea los derechos superiores a la ley, es un derecho que es legal..."

Según cálculos del instituto, los trabajadores del Seguro Social se jubilan con una pensión promedio, integrando todos los conceptos del 130% del último salario cobrado. El resto de la clase trabajadora lo hace con 60%.

O sea que a una persona le conviene más estar jubilada que estar de trabajador de activo
Y esto es un absurdo.

Y que decir de los “extinguidos” del SME que se jubilaban con el 180% de su último salario.

Esta extinguida empresa tenía pasivos laborales por 71 mil millones de pesos, según sus estados financieros.

La empresa estaba técnicamente quebrada, pues tenía un patrimonio negativo por mil 100 millones de pesos, lo que significa que ni vendiendo todos sus activos podría cubrir la totalidad de sus pasivos.

Las pérdidas operativas de LyFC ascendían a 26 mil 846 millones de pesos en los últimos 11 meses de su existencia.

Sin embargo, lo más importante es que toda la nómina burocrática es en un 5 % mayor a todos los ingresos tributarios, esto es todo el ISR. IETU, IVA, IEPS, y derechos ¡todos!, por lo que todo el resto del gasto, todos lo sabemos, el 45% del presupuesto recae en el petróleo. Sin petróleo, tendríamos un gran déficit, México sería un país absolutamente quebrado. Peor, pero mucho peor que Grecia o España. Y el petróleo se está acabado, los días de Cantarell (Ver “Es tiempo de morir”) están contados y no se vislumbra en el corto plazo como reemplazarlo. El derrame en el Golfo de México por BP, impondrá nuevas condiciones mucho más severas para la exploración y explotación en aguas súper profundas, y México no tiene ni la menor idea de cómo hacerlo aún con las condiciones vigentes.

Los panistas, supuestamente de “derecha”, son en realidad modernos socialistas, no han hecho más que aumentar el costo de la burocracia, aumentando el número de burócratas y sus prebendas. Tan sólo Fox la incrementó en 30 por ciento. Y, Calderón, “El Presidente del Empleo” que mejor se hubiese promovido como “El Presidente de la Burocracia” ha aumentado el gasto corriente 20 por ciento en términos reales de junio del año paso al de este año. Ganamos burocracia, tamaño del Estado perdemos empleos productivos…buen negocio para el país.

Tan sólo imaginemos por un momento que el gobierno decidiera correr a todos los burócratas excepto al ejército y policías, y que el dinero que ahora usa en gasto corriente nos lo diera a cada uno de los mexicanos…

Nos daría ni más ni menos que 24 mil 76 pesos para este año a cada uno de los mexicanos. Y escribo a cada uno, incluye niños y ancianos, así una familia de 4 recibiría 96 mil 304 pesos o lo que es lo mismo 8 mil 25 pesos al mes.

Cifra que no la ganan ni el 10 por ciento de las familias mexicanas….

Dicen por supuesto los jerarcas socialistas que este dinero ha ido al “gasto social”, salud, educación y combate a la pobreza. Pero pregunto, ¿No estarían mejor los pobres si les dieran 8 mil 25 pesos al mes? Y con eso pagar por la educación y los seguros de gastos médicos pertinentes, que además bajarían substancialmente de precio…

Sí, vemos hospitales, escuelas, etc. etc. Pero no vemos lo que no se realizó: Todas las fábricas, los comercios, los hoteles, restaurantes, y también hospitales, escuelas, universidades pero privados, con todo ese dinero que el Estado Mexicano toma por la fuerza mediante su aparato de coerción y compulsión a todos los mexicanos productivos.

Así que ya tenemos una primera causa del estancamiento de México: El “moderno Socialismo”, el Estado de Bienestar, que por ahora sólo causa estancamiento, pero que, a futuro va a quebrar al país.

Así que la próxima vez que quieran idear una “Reforma Fiscal”, antes de pensar en nuevos impuestos, o en los existentes hacerlos más amplios como el IVA a alimentos y medicinas, debieran de pensar en recortar el tamaño del Estado Mexicano, que es, insultante y una de las causas, si no es que la principal de nuestro estancamiento económico.

12 comentarios:

  1. Anónimo12:14 p.m.

    Hola, regularmente sigo tu blog y me parece muy interesante. También estoy a favor de que se reduzca la burocracia, pero, suponiendo que eliminas 5 millones de burócratas, y no les das jubilación para que el Estado no tenga esa carga de pensiones, ¿donde "colocas" esos 5 millones para que vuelvan a tener ingresos? en el corto plazo sería un "desastre", la inversión productiva requiere tiempo, y sería mas largo que el tiempo que requerirían 5 millones de nuevos desempleados para cubrir sus necesidades básicas. Creo que esto tendría que ser algo gradual.

    Ahora, estos burócratas utilizan sus ingresos para comprar, que si el taco en la esquina, que el litro de leche para el niño, que la ropa para la tía, que la fruta de la señora de la esquina, así que una buena parte de sus "ingresos" vuelven a las manos de aquellos que lo aportaron con sus impuestos.

    Me gustaría conocer tu opinión al respecto. Te mando un saludo!

    Jorge Quiroz

    ResponderEliminar
  2. Jorge,

    Gracias por tu comentario.

    Ya he tratado el tema en

    "Eliminando Burocracia"

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2009/10/eliminando-burocracia.html

    Leelo, y si quieres ahí comentamos el tema.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  3. Mucho de esto lo he discutido en los foros, les cuesta admitir que están robando cuando reciben dinero de los impuestos, no tienen que ser precisamente burócratas, sino los padres que mandan a sus hijos a la escuela pública, o cuando consumen medicinas del seguro popular.

    Dicen "se trata de darle oportunidades a todos", ¿Pero como puede ser eso, cuando le estas quitando sus recursos al vecino?¿Como acabas con la pobreza cuando tus programas vuelven más pobres a otros?

    Realmente no existe consciencia, y no porque sean tontos para entender, sino porque no les conviene, le temen tanto a la auto critica.

    Lo que me desespera más es que los promotores de estos estados de bienestar, tienen acceso ilimitado a la mente de los jóvenes en las escuelas, usando los recursos de los contribuyentes para justificar su expolio en las aulas y en la televisión. Crean inmensas hordas de simpatizantes de izquierda.

    ResponderEliminar
  4. Sí i4everluis, ya me he dado vueltas por tus foros. Tienes toda la razón, es muy difícil, la educación en México es socialista, o anticapitalista, de eso estoy escribiendo ahora....

    Sin embargo, el argumento no debe de ser que son ladrones, en realidad la gente no es el ladrón, es el gobierno. Ellos son beneficiarios del ladrón. Si a tí te roban en la calle, el ladrón puede irse a gastar tú dinero en bares, restaurantes, tiendas de ropa, lo que sea, los vendedores de todo esto lo adorarán, es ¡su cliente!. Pero tú en cambio al ser despojado no podrás ir a restaurantes, bares ni comprar ropa. Lo mismo sucede con el gobierno, al despojarte de tu dinero no vas a poder hacer muchas cosas, y dentro de esas muchas cosas está ahorrar, formar capital y poner un negocio que dará empleos y mejorará las condiciones de vida de todos. Ese creo yo es el punto, más que el moral (el robo). La gente no encuentra trabajo, y menos bien pagado precisamente por esto, su riqueza la expolia el gobierno y la destruye, el resultado es bajo crecimiento económico, carencia de empleos de negocios y de binestar para todos. Así, los impuestos es como dispararse en un pié.

    Estas ideas las voy a desarrollar en los post que siguen. Creo que tendrás argumentos suficientemente sólidos e irrebatibles, para al menos dejarlos pensando.

    Saludos y gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  5. México liberal, y si ellos votan por gobiernos expoliadores, eh incluso, cierran las calles para reclamar sus derechos al dinero ajeno, ¿no son ladrones?

    Se que no es buen argumento decirle ladrón a alguien, pero solo lo digo cuando la persona tiene conocimiento del expolio y lo defiende como un derecho.

    Por eso mismo, se que aunque sustentes con bases completamente racionales tus observaciones, muchos de los simpatizantes de la izquierda (los mas arcaicos), desde que leyeron a Nietzche, defienden el uso de la fuerza o el poder de la mayoría(democracia) para esclavizar al débil a las minorías o al individuo, "el bien y el mal son relativos", "hacer un mal menor por un bien mayor", suelen decir para curarse de salud...

    No quiere decir que se deba claudicar, tal vez con ellos no haya remedio pero por lo menos quedan exhibidos como salvajes con los argumentos correctos, terminan por desacreditar la corriente que dicen defender... bueno estoy seguro que el próximo artículo que saques va a ser igual de interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Que opción política realista ves para componer la situación? Porqué como tú dices todos son socialistas: PAN, PRI no se digan los demás. ¿Por dónde podría venir la solución, si no se permiten (para fines prácticos) nuevos partidos?

    ResponderEliminar
  7. Termópilas,

    Sólo si se les da la gana a los políticos de empoderar a la sociedad y darnos la posibilidad de las candidaturas ciudadanas.

    Debemos pelear por esto, quizá no para ganar ningún puesto de elección, pero sí, de introducir en la sociedad nuevas ideas, y que contrasten.

    Ojalá se pueda, yo le entraría al toro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Subí tu artículo en un foro de Torreón, tal vez te interese conocer los comentarios que ha desatado

    http://foros.elsiglodetorreon.com.mx/foro.php?foro=4&post=354880#p354920

    ResponderEliminar
  9. i4everluis

    Es lastimoso ver como la gente está mentalmente bloqueada. Para ellos toda la argumentación es anti AMLO, no tiene nada que ver AMLO aquí ni lo menciono, pero lo meten.

    Tampoco dije nada de los mineros, y ahí van a meterlos.

    Y es un problema real, cuando escribes argumentos la gente no los lee, sólo leé una parte que no le gusta y brinca, diciendo puras idioteces.

    No cabe duda, es muy difícil transformar a México, estamos ideologizados y bloqueados desde la primaria. Imagína que pueden aprender los niños si sus "maestros" son del SNTE. Puras idioteces.

    Pero hay que seguir, hay gente que sí razona, que sí piensa, y poco a poco puede crearse una masa crítica de gente que entienda de capitalismo, de economía, y eso pueda trasformar el país.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:13 p.m.

    Gracias por tus notas, aunque me parece que la idea de desaparecer todos los impuestos (o eso es lo que me da entender cada vez que te leo) no esta del todo correcto... Digo, en tu opinión, que impuesto es y debe ser el que el Estado imponga? Por que quiera o no debe existir un Estado o sería llegar a un anarquismo. Soy Jairo, no engo perfil no he podido sacar uno de blogger

    ResponderEliminar
  11. No Jairo, no soy anarquista, el gobierno es necesario, en primer lugar para que se cumplan las leyes, sin ley, no hay libertad. También hay individuos poco cooperativos, tramposos, y peor, violentos, es tarea primera del gobierno ponerlos en orden, es tarea del gobierno tener el monopolio de la violencia. Y es tarea del gobierno tener los tribunales para ser árbitros entre las partes.

    Para eso se requiere de impuestos, estoy de acuerdo y los pago con gusto. Pero nada más eh….

    Nada de ser Santa Clós. Nada de dar cosas “gratis”, nada de creerse Dios, a ese estado lo rechazo vehementemente. Nada de regularnos, nada de intervenir en los mercados.

    Por tanto el gobierno que yo acepto, es un gobierno mínimo, sensato, y que cumple con su tarea. El orden viene solo, el orden es natural. Y para este gobierno, más administrativo que otra cosa, ni siquiera se requiere de la democracia, caeríamos en la Republica como sistema de gobierno. Sistema basado en leyes cosetudinarias, no inventadas por “legisladores”, que se respeten y que nos dejen a la sociedad trabajar y vivir en paz y con libertad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:26 p.m.

    vaya, me parece que un gobierno que deje a sus habitantes hacerse con su vida como "quiera" casi raya con lo utopico (mas sin democracia) y hasta me suena muy platonico. Digo, al final de cuenta las leyes no se hacen solo por que se le ocurrio un dia al legislador queriendonos joder con algo, sino por que fue necesario... Aunque creo que me convences cada día más, veo menos terror en esto que en la manera de los hombres de izquierda...o marxista... Que libros me recomienda para iniciarme formalmente? gracias por responderme!!! (Jairo)

    ResponderEliminar