viernes, junio 03, 2011

Aquí se Escribió, y Teníamos y Tenemos la Razón.

Existen acontecimientos recientes muy interesantes que me motiva a comentarlos, y a hacer referencia a lo que aquí escribí, desde el inicio de la crisis financiera con el colapso de Lehman Brothers.

Para empezar los datos económicos recientes llega uno tras el otro con malas noticias. La economía de los EU muestra signos importantes de desaceleración. Aquí algunos de los más relevantes.

El índice de confianza del consumidor del Conference Board “inesperadamente” cayó en mayo al más bajo nivel en seis meses. Por supuesto para mí no era “inesperado”, lo raro es que subiera antes.

La inflación que no quiere ver la Reserva Federal, la que dicho sea de pasó ella misma provocó, la de alimentos y energía empieza a cobrar su cuota a los consumidores. Es importante mencionar que el consumo representa el 70 % del PIB. Ante el crecimiento de éstos precios que son “irrelevantes” para la Fed los consumidores han respondido con frugalidad así que las probabilidades de recaer en una recesión se han incrementado tremendamente en los últimos días. Así de fácil.

El Instituto con base en Chicago de Supply Managment ha informado que la actividad industrial ha caído en mayo hasta el más bajo nivel desde noviembre de 2009, el índice cayó ni más ni menos que 11 por ciento respecto de abril, una de las peores caídas que se registran. Este es un indicativo de que el sector manufacturero se está enfriando a pasos acelerados.

Este “catarrito” ya se manifiesta en México, esta semana se dio a conocer el índice de pedidos del sector de manufacturas y retrocedió 0.67% respecto de abril, nada comparado con el de EU, pero aquí las cosas funcionan con retraso.

Por supuesto, todo esto ha repercutido en las bolsas de valores que han tenido estrepitosas caídas durante la semana. El día 1 de junio el índice Standard & Poor’s 500, el más importante, cayó 2.18 por ciento después de conocer las noticias arriba referidas.

Y para acabar de confirmar el cuadro recesivo, el día 3, salió el dato del desempleo que subió de 9 a 9.1 por ciento.

Y todo esto con el “Quantitative Easing 2” (aligeramiento cuantitativo) aún vigente y que termina a fin de mes cuya mecánica es imprimir dinero como loco para comprar deuda del gobierno y con todo ese dinero supuestamente bajar las tasas de interés de largo y mediano plazos y hacer “talco” el valor del dólar para estimular la exportaciones y prevenir las importaciones, dicho brevemente proteccionismo simple. Pero que ha traído “efectos colaterales” como la inflación en las materias primas, alimentos y energía.

Como ya de forma reiterada lo he venido manifestando el gobierno y la Fed han tratado por años de sacar a flote la economía , utilizando políticas monetarias, léase expansión en el crédito, fiscales, léase reducción de impuestos pero sin el correspondiente recorte en los gastos, sino por el contrario expansión del gasto público para que G, compense la disminución del Consumo y la Inversión en la falaz , lo estamos viendo que es lo que es, ecuación keynesiana de la demanda agregada D = C+I+G.

Así que la estrategia de administrar la demanda agregada según la ecuación falsa que he escrito arriba y que tanto aman los simpatizantes del keynesianismo, los economistas del mainstream que significa no otra cosa mas que intervencionismo en los “mercados imperfectos” y los gobernantes y la mayoría de los "líderes de opinión" ya no tiene cabida.

La política de usar dinero público para "hacer hoyos y taparlos" y que existan dólares para comprar (creación de demanda que hay que administrar) ya ha sobre endeudado a muchos gobiernos y los mercados de bonos están penalizándolo con mayores tasas de interés.

Pero los enormes déficits del sector público plantean que para 2012 ya no habrá terreno para mayores rebajas de impuestos o para gasto público a "manos llenas".

Pero todo esto ya se sabía que iba a acontecer…

Así que voy a invitarlos queridos lectores de este blog a realizar un viaje al pasado de lo aquí escrito, y, comentarlo y compararlo con lo que está sucediendo ahora.

No, no es que intente demostrar que soy mejor adivino, brujo, magazo, u oráculo que los economistas del mainstream, todos ellos keynesianos, no es esa mi intención., aquí mismo los he criticado, en diciembre 08, 2009 en el post Oráculos, Adivinos, Magazos, Analistas y Economistas Keynesianos.

En esta dirección de “adivinar” o más elegantemente hacer prognosis es más importante, el post El pretender que se tiene el conocimiento en donde no hice sino traducir el discurso de Friedrich A. Hayek cuando recibió el premio Nóbel de Economía. De ahí retomo el siguiente párrafo que me parece de enorme trascendencia a la luz de estado actual de las cosas

“Existen varias muestras para las cuales la superstición de que sólo las magnitudes que pueden ser medidas son de importancia esto ha hecho un daño muy serio en el campo de la economía: Pero, la presente inflación y desempleos son mucho muy serios. Sus efectos han sido que la causa probable del extenso y pertinaz desempleo ha sido despreciada por la mayoría de los economistas con mentalidad “científica”, debido a que su operación no puede ser confirmada por relaciones observables entre magnitudes medibles, y que los lleva a concentrarse sólo en fenómenos medibles cuantitativamente lo que ha generado que se las cosas hayan empeorado.”

Tal y como los datos económicos recientes que se acumulan uno tras otro, para confirmar que todo lo hecho por la Reserva Federal en particular QE2 ha generado que se las cosas hayan empeorado…

También escribe Hayek que,

“En este camino cae la charlatanería y lo peor. Actuar bajo la creencia de que poseemos el conocimiento y el poder que nos permite alterar los procesos de la sociedad enteramente a nuestro albedrío, conocimiento que de hecho no poseemos, es muy probable que haga mucho daño. Cuando se trata de las ciencias físicas no hay ninguna objeción para poder lograr lo imposible; uno aún puede sentir que no debe desalentarse y confiar en sus experimentos que después podrían arrojar nueva luz sobre las teorías en investigación. Pero, cuando se trata del campo de lo social, la creencia errónea de que el ejercer alguna fuerza tendrá efectos benéficos y posiblemente que esto lleve a una crear nueva fuerza para ejercer coerción sobre algunos hombres por alguna autoridad.”

Y, finalmente me interesa copiar lo siguiente

"Si el hombre no desea hacer más mal que bien en sus esfuerzos por mejorar el orden social, deberá aprender que en esto, como en todos los campos para los cuales prevalece la complejidad esencial de los fenómenos organizados; él no podrá jamás adquirir conocimiento pleno que le haría posible el dominio de los eventos. En consecuencia deberá emplear el conocimiento que pueda lograr, no para modificar los resultados como un artesano da forma a su trabajo manual, sino como un jardinero que cultiva el crecimiento de sus plantas al proporcionar el medio ambiente apropiado."

Y aquí enfatizo enérgicamente la labor del economista no como artesano para modificar los resultados, sino como jardinero…Y así como jardinero, y con el estudio de la Escuela Austriaca de Economía, es que he escrito varios post, que repito, como el jardinero que ve que la tierra es mala, se puede anticipar que el cultivo será malo, y esto no es predicción ni brujería, es el resultado de la deducción y el razonamiento en los términos de conceptos económicos sólidos y no sofismas, falsedades, de los que está plagada la economía del mainstream keynesiano.

Empezamos nuestro viaje al pasado para ubicarnos el viernes, agosto 15, 2008 con el post El Costo del Socialismo

Ahí escribo que,

En las décadas recientes la economía de los EU ha lentamente evolucionado para convertirse de una nación de “productores” a una de “consumidores”. La transformación ha sido motivo de celebración de los políticos y economistas como una prueba de que el país ha llegado a lo más alto de la “cadena económica global”. En realidad, la transformación ha agotado la riqueza duramente conseguida, y lo ha llevado al borde de la ruina.

Pero, en lugar de alentar el retorno de la energía productiva de los EU, el gobierno ha respondido a la crisis económica simplemente tratando de impulsar el consumismo a cualquier costo.

En la década pasada, cuando la recesión amenazaba con cortar el gasto, el gobierno respondía “bombeando” cientos de miles de millones de dólares a la economía. Esto llevó a dos burbujas masivas de liquidez que ya hemos discutido en este espacio: La de tecnología o punto com a fines de los 90’s, para después seguir con la inmobiliaria ambas reventaron, y en curso le sigue la de las materia primas o commodities. Durante el curso de estas burbujas la ambición desmedida no vio ningún límite, y el apalancamiento (crédito) era el pan de cada día.

Pero cuando la fiesta terminó, los políticos no dejaron y dejarán que los mecanismo correctivos propios del capitalismo como es la recesión actúen con su necesaria acción depuradora. Están tratando de eliminar el dolor del capitalismo y mantener sólo el placer. Esto, ¡no es posible!

El jueves, octubre 30, 2008, escribí el post Listo Para Bombear Trillones de Dólares de Humo e Intensificar la Crisis

En el que escribo,

Bernanke tiene la visión Friedmaniana de que la razón de la gran depresión fue que el banco central no actuó con decisión y rapidez para revivir el mercado del crédito paralizado. Por supuesto, Bernanke traduce “decisión” por bombeo masivo de dólares al sistema financiero.

Es incuestionable que el crédito es fundamental para el funcionamiento de la economía. Sin embargo, no todo el crédito es igual existe crédito bueno que sí hace posible el crecimiento y mejora la vida de la gente, pero también existe el crédito falso, el mal crédito que es un agente de destrucción económica y nos lleva a la catástrofe y a la pobreza…

Existen dos tipos de crédito que pueden ser ofertados en una economía de mercado, el primero, el resultado del ahorro, que proviene de la generación de la riqueza y que el dinero que lo representa es real que es depositado en un banco y mediante su intermediación busca y coloca este dinero en alguien que lo necesita y por ello cobra interés y paga interés al depositante. El otro sistema de crédito que solamente es posible mediante el concurso de los bancos centrales, que crean dinero de la nada, bajan las tasas de interés a donde quieren y fraccionan las reservas en los bancos, esto es crédito malo. ¿Por qué es crédito malo? Por qué es una falsificación, es dinero falso, es un robo a los generadores de riqueza que tanto trabajo les cuesta crearla para que llegue el banquero central y pum de la nada inunde de billetes el mercado y otorgue créditos por doquier a tasas ridículas.

¿Por qué entonces la Fed se resiste a dejar que actúen las fuerzas de los mercados?

En primer lugar, ideológico, el monetarismo de Friedman y el Keynesianismo son las doctrinas que aceptan Benrnanke, Trichet, y los banqueros centrales, y creen que bombear dinero sin respaldo, dinero de humo “de la nada” es lo que deben hacer, y, por que están convencidos que deben mantener vivas las actividades de burbuja, esto es, los mercados de acciones, que de otra forma se volverían poco rentables y colapsarían aún más.

Y ahora comento, sí, las burbujas han crecido, acciones, materias primas, las han mantenido “vivas” como escribí en el 2008, pero están próximas a reventar cuando la Fed ya sea incapaz de seguir bombeando dinero falso al sistema, al terminar el motor que les da vida, las burbujas revientan.

Seguimos nuestro viaje al pasado al miércoles, enero 07, 2009 con el post
El Remedio para el Alcohólico: Una Caja de Whiskey en el que escribo

Para el drogadicto, 2 Kilos de cocaína o 500 gr de heroína.
Para el obeso un talonario de cupones prepagados para que coma y cene Mc Tríos, papotas incluidas.

Así es como “curan” los gobiernos los excesos del pasado, así es como curan en los EU el vivir de prestado…

En una fase sencilla: Vivir de prestado y gastar más allá de las posibilidades racionales es la única razón de la crisis. No hay otra, no le busquen, esta es, y punto.

Ha llegado el ajuste de cuentas, la deflación no es otra cosa, que eso, el ajuste de cuentas, es el hígado cirrótico del borracho, es el cerebro hecho flan del cocainómano, las encías echas pedazos del éxtasis, es la diabetes o el infarto al miocardio del obeso, eso es la deflación, lo que nunca iba a ser posible pasó: El precio de los bienes inmuebles cayeron, los “subprime” no pagaron y toditos los bancos quebraron. Pero antes la industria americana, alguna vez causa y razón del poderío de los EU casi desapareció. Nunca llegará la cirrosis piensa el alcohólico.

Post que termina con

No, lo que deben de hacer es precisamente no hacer nada, dejar que se liquiden las deudas, que se saneé la economía desde las empresas hasta los particulares. La deflación es el pago de los excesos es el tratamiento duro pero eficaz, es el des apalancamiento, es el reasignar los recursos, es el desechar las malas inversiones y las sobre inversiones. Eso es la deflación que debiera permitir su desarrollo, por doloroso que sea, por que “curar” precisamente con la medicina que desarrolló el mal no puede sino llevar a la catástrofe.

En marzo 09, 2009 explico que para salir efectivamente de la crisis Lo que se requiere es: Acumulación de Capital

Este post es de lo más trascendente para entender como salir de la crisis, de él por su importancia repito el siguiente párrafo

¿Quién destruye el capital? La respuesta tiene dos actores: El gobierno y los sindicatos. El gobierno, lo hace de dos formas: La primera aplicando la coerción y la compulsión para robar el capital de empresas y particulares mediante los impuestos. El dinero robado por los gobiernos no genera más riqueza, no genera más capital, se destruye irremediablemente, el gasto público, sobre todo el gasto corriente para mantener su enorme aparato improductivo es un gran consumidor de recursos de la sociedad, un parásito. Como el gobierno destruye el capital, impide el ahorro que arrebata por la coerción y compulsión a la sociedad, recurre al crédito falso, para sustituir el capital, escribo crédito falso por que es el crédito que se otorga sin ningún respaldo, es el crédito que se crea mediante la segunda forma de destruir el capital, la falsificación del dinero; es la impresión de dinero sin ningún respaldo en riqueza ganada, generada, trabajada, es crearlo de la nada. El dinero falso inflacionario tiene por objeto bajar las tasas de interés a un nivel menor del que existiría sin manipulación, un nivel que tendría si hubiera mucho ahorro. Los gobiernos inundan la economía de dinero falso que producen la ilusión de que existe ahorro, pero no hay tal, los actores productivos son engañados el crédito se otorga sin respaldo del ahorro.

Para octubre 29, 2009 escribí el post Recuperación Estimulada ¿Será duradera?

Ahí escribo que,

Tal y como lo anticipamos, hace exactamente un año. La economía estará peor, ya que no se recuperará y los gobiernos estarán más endeudados.

En el post muestro una gráfica de como el endeudamiento creciente en paquetes de estímulo tiene efectos decrecientes en el PIB, o lo que es lo mismo, entre más se gaste su efecto es cada vez menor, hasta que llegue un momento en que los paquetes de estímulo destruirán el PIB. Como puede apreciarse bajo Greenspan se obtenían 40 centavos por cada dólar de estímulo (en deuda debe recordarse que el estímulo es deuda del gobierno que será pagada con impuestos). Ahora, el estímulo proporciona 10 centavos por cada dólar. Estamos rápidamente aproximándonos al punto de desastre en el que cada nuevo intento para estimular la economía destruyen el PIB.

Este comportamiento que para los economistas “ortodoxos” es perfectamente explicable y anticipable: Los paquetes de estímulo destruyen el capital, y lo que se necesita para poner de pie la economía es formación de capital, tal y como escribí en “Lo que se requiere : Acumulación de Capital" y los estímulos hacen exactamente lo opuesto, destruyen capital. Esto, por supuesto, no es evidente para los economistas del “mainstream”, de formación Keynesiana, Krugman, Stiglitz, y pandilla, y que desgraciadamente estamos en sus manos.


Para noviembre 06, 2009 escribí el post La Naturaleza de los Paquetes de Estímulo

Ahí escribo que,

La crisis que padecemos actualmente no fue el resultado de “fallas del capitalismo”, ni de “falta de regulación”, fue causada por la expansión artificial del crédito, empezando con Greenspan y continuada por Bernanke, como he explicado aquí ésta lleva a sobre consumo y sobre endeudamiento, y a malas inversiones, no sobre inversiones por las empresas que quedan confundidas por un auge que no es real. He escrito también que es el ahorro y la acumulación de capital lo único que puede resarcir las pérdidas originadas por la expansión artificial e irracional del crédito. El empleo de los “paquetes de estímulo”, tan de moda usados hoy por los gobiernos resultan en una sangría mayor al capital. Los Keynesianos oficialistas no saben esto, pero aún si lo supieran les importaría un bledo.

La razón por la que los paquetes de estímulo destruyen capital es que su punto de arranque radica en el consumo de riqueza previamente creada. Esa riqueza es parte del capital de la empresa que lo detenta. El estímulo ofrece dinero falso, creado de la nada, o bien, apropiado vía impuestos a los contribuyentes por esta riqueza y capital. Este dinero no proviene de la producción de riqueza comparable, fue creado de la nada, y convertido en un crédito que nadie ahorró para poder ser otorgado, o bien, fue robado al contribuyente que se queda sin ese dinero para hacer su propio consumo.

…Es posible, pero muy improbable que el consumo desatado por el estímulo genere algo de ahorro. Si después de cada ronda tras ronda de consumo inducido se acompañara de algo de ahorro, entonces, eventualmente, podría compensar en algo la pérdida de capital. Pero esto sólo sería posible si el gobierno le para a sus estímulos u otras políticas que desperdicien o destruyan capital (como la obra pública por ejemplo).


El 17 de noviembre 2009 publiqué el post Burbujas Inmobiliarias y en Acciones


En donde hago referencia a la teoría Austriaca del ciclo económico y las consecuencias del dinero artificialmente barato.

En este post me refiero a las alzas de los mercados bursátiles y me pregunto,

¿Cómo es posible esto con la economía real aún en una grave recesión, con más del 10 por ciento de desempleo? Mientras que los mercados suben como cohete, el desempleo también del 8.5 por ciento que se tenía en marzo al 10 que se tiene ahora. Peor aún, una buena parte del desempleo se origina en el alza de las acciones, me explico: Las empresas están ganado más dinero (comparado claro está no con los resultados precrisis, sino con los inmediatos anteriores), estas utilidades son mejores que las esperadas por los analistas, aunque son bastante malas, pero las utilidades no se originan por una expansión en las ventas, no, se originan por que las empresas han recortado sus costos, y por “costos” entiéndase empleos. Pero esto no puede durar, los recortes tienen un límite y como la gente desempleada baja de forma substancial su consumo, además de que no paga sus créditos, sus hipotecas, así que el problema hipotecario que dio origen a la crisis está lejos de ser un problema del pasado, los activos bancarios siguen deteriorándose, se está creando un enorme problema que estallará más adelante.

Pero el siguiente párrafo que copio es de enorme trascendencia, por las consecuencia que tendrá a futuro ¡Pobre gente!

La expansión del crédito proporciona los fondos, con dinero creado de la nada, para darle combustible a los mercados de activos, acciones o inmuebles. Para los mercados accionarios proporciona los fondos para comprar acciones. Los vendedores de acciones usan entonces el dinero para comprar otras acciones, el dinero nuevo es proporcionado por la expansión del crédito, permite continuar comprando más acciones, y este proceso seguirá mientras el dinero creado de la nada continúe fluyendo. Lo grave del asunto es que mucho dinero real, es decir, dinero que si fue el resultado del trabajo y del ahorro, y que es colocado en la burbuja por que las artificialmente bajas tasas de interés no premian el ahorro, así mucha gente que no debiera tomar riesgos, los toma para compensar la pérdida de ingresos por la baja en las tasas de interés. Este último dinero es capital, y ahora se mezcla con este dinero falso producto de la expansión del crédito para empujar las acciones al alza. Cuando la burbuja se desinfle, que va a suceder, enfrentaremos mayor pérdida de capital, además de los terribles factores humanos como ver en la bancarrota a viudas, jubilados, incapaces ya de rehacer su capital y que fueron prácticamente obligados a tomar riesgos que no deberían ante su desesperación por los bajos intereses que sus ahorros les proporcionaban.

Y finalmente para no ser reiterativo, veamos el post que publiqué el 10 de julio de 2009
El Estímulo Que No Estimula

Hay algunos conceptos importantes aquí…

Nada, Paul Krugman, Stiglitz, y todo el séquito de economistas oficiales keynesianos inflacionistas están muy preocupados por que los multimillonarios estímulos no han dado el empujón decisivo a la economía. Se justifican, eso aquí y allá, y en todo el mundo culpando al burocratismo para ejercer con prontitud los estímulos en la obra pública, que se supone están diseñados para que el dinero no sea malgastado.

…Ciertamente podemos esperar que si el gobierno gasta trillones de dólares allá y cientos de miles de pesos acá le darán un empujón al PIB, por la única razón de que el gasto público representa una porción significativa del PIB. Peeeero, momento, ¿De dónde saca el gobierno el dinero que (mal) gasta? ¿De dónde sale la posibilidad del derroche? Sólo hay tres formas de que el gobierno obtenga dinero para aventarlo en palas mecánicas, bulldozers, etc., y las tres implican consecuencias negativas para la sociedad en su conjunto.

Y esas tres son impuestos, deuda e inflación. Los impuestos, robarle a Pedro para darle a Juan su “estímulo” reducen la formación de capital, impiden el ahorro, y frenan la inversión, suficientemente malo para la economía, pero la deuda pública toma sus recursos de los ahorros de todo el país. El dinero que se le presta al gobierno como bonos del Tesoro en EU o acá como en CETES es dinero que se ahorró y estaba listo para ser invertido. Así, en lugar de ser invertido en acumulación productiva de capital se le da al gobierno para fondear el consumo público. Además, cuando el gobierno emite deuda, se convierte en el mayor demandante, por mucho, de fondos de forma que las tasas de interés (para el resto de los mortales) se incrementan debido a la escasez de dinero, así el sector privado de la economía tendrá más dificultades para obtener créditos, y peor aún para obtener capital para su producción. De esta forma, la deuda pública tiene el gravísimo efecto de reducir el capital disponible para empresas productivas la economía se hace menos productiva y próspera. Y, finalmente, la deuda implica un costo financiero, que tarde que temprano debe de pagarse, el gobierno tendrá que utilizar los impuestos para servir a la deuda, o, emitir más deuda, para servir la deuda existente, una aberración que lleva a los países a la quiebra, a la pobreza. Pero muy comúnmente empleada.


Epílogo

Así que querido lector, te he dado un paseo por lo escrito en el pasado, y lo hemos comparado con los acontecimientos del presente. Nosotros, los que vemos a la economía desde la perspectiva Austriaca, que somos criticados por “anarquistas”, “ortodoxos”, “fundamentalistas del mercado”, y cualquier cantidad de epítetos y adjetivos, demostramos que la economía basada en conceptos sólidos de acción humana es la única que puede retomar la prosperidad perdida con la infame economía keynesiana y las intervenciones gubernamentales en los mercados.

Vamos directo a una nueva depresión, que en realidad es la misma, nunca salimos de ella, pero esta vez será peor…

1 comentario:

  1. Adalberto5:55 p.m.

    ¿Pero qué sería de los economistas, en la vida cotidiana, si estos no se aferraran a las teorías intervencionistas y fueran concientes de que su labor (en un mundo menos imbécil) es una tarea mucho más modesta? El cambio sería revolucionario: estudiar economía ya no sería estudiar técnicas de ingeniería social, sino básicamente especializarse en una rama de la filosofía política. Imposible que les guste esta perspectiva, en especial a gentes como Krugman, simplemente porque no se ganaría igual.

    ResponderEliminar