lunes, octubre 29, 2012

Von Mises en la UNAM Parte III



Después de una introducción al libro de Von Mises “Teoría del Dinero y el Crédito”, pasamos a la tercera parte de a ponencia, que fue desde la perspectiva de la Escuela Austriaca de Economía analizar la Depresión Económica actual y no sólo sus causas sino que también lo que vendrá.

La Receta al Desastre: Manipular la Tasa de Interés

Todos vemos como algo “natural” que las tasas de interés sean manipuladas por los bancos centrales. Se nos dice que el banco central las fijará de acuerdo con las condiciones de inflación y de crecimiento en la economía, que cuando se cae en un bache en la actividad económica el banco central debe bajar la tasas de interés, cuidando, según esto, que la inflación no se dispare, y viceversa, si existe inflación y/o el crecimiento económico es demasiado vigoroso y se amenaza con la inflación, entonces el banco central subirá las tasas de interés.

Es decir, según esta tesis, el banco central tiene un acelerador y un freno que le permiten acelerar o frenar la actividad económica, al acelerar o frenar la inflación.

También, aunque no implícitamente, los gobiernos no se tientan el corazón para fijar altas tasas impositivas para cubrir “sus gastos”. Al hacer esto, los gobiernos desechan la importancia del ahorro y la formación del capital por que creen que puede eficazmente substituirse por crédito barato.


¿De dónde salen estas ideas, tan comúnmente aceptadas?






Por supuesto de Keynes, que dio a los gobiernos un marco teórico que justifica su intervención y la inflación en esta, el área financiera y en todas las áreas de la economía…

En su “General Theory…”, Keynes afirma categórico que las tasas de interés no son auto ajustables a un nivel propicio para tener una ventaja social y constantemente tienden a subir demasiado.

Y, explica que el mundo después de varios milenios de ahorro por los individuos, es tan pobre…que se explica…por las altas tasas de interés. ¿No será por culpa de los gobiernos que destruyen la riqueza?

Y que esto se explica por que la gente “atesora” su dinero por miedo, lo cual crea escasez en los fondos disponibles lo que sube las tasas. Parcialmente por que los dueños del dinero no “aceptan” tasas razonables.

Por consiguiente Keynes recomienda que sea el gobierno el encargado de bajar las tasas de interés a un nivel “razonable”, al incrementar la cantidad de fondos disponibles para el crédito. Esto se logra creando dinero nuevo, y, por consiguiente, dando la ilusión de que existe mucho dinero ahorrado.

Keynes escribe que,

“El cambio en la cantidad de dinero está dentro de los poderes del gobierno. La cantidad de dinero aunada a la disponibilidad de los prestadores a prestar es lo que determina la tasa de interés”.

Y advierte Keynes que no se le debe tener miedo a esta “ingeniería” gubernamental, los temores de que se inunde el mercado con dinero no tienen fundamento nos dice que “El dinero nuevo que es impreso por el gobierno e introducido al sistema financiero mediante la expansión en el crédito de los bancos es tan genuino, tan real como cualquier tipo de ahorro. Esto debido a que no existe ninguna virtud en la tasa de interés alta preexistente no existe mal alguno en bajarla mediante la intervención del gobierno."

Y el ataque de Lord Keynes a las tasas de interés va más allá y nos dice que “Es deseable y factible reducir las tasas a la meta final: Cero. Pero no deberá de llevarse en forma abrupta: Para una comunidad adecuadamente administrada, será posible llevar las tasas de interés a cero en aproximadamente una generación”.

Pero aquí viene lo bueno, veamos cual es el objetivo final de Keynes con este ataque al nivel de las tasas de interés:

“Nuestro objetivo (no existe nada que no se pueda lograr), deberá ser incrementar la cantidad de capital hasta que deje de ser escaso, de tal forma que los dueños de los ahorros dejen de percibir un premio”…


“Los dueños del capital son disfuncionales, pueden obtener interés por qué el capital es escaso. Pero, no existe razón alguna para que exista escasez de capital dado que el gobierno puede imprimir todo el dinero que sea necesario y distribuirlo. Al hacer que el capital gratuito sea disponible para todos podremos despojarnos de muchas de las características indeseables del capitalismo. Los inversionistas o prestamistas ricos desaparecerán.”

“Visto bajo esta luz, es abominable para los trabajadores que estén desempleados, cuando en realidad hay mucho trabajo útil por realizar, todo por que el capital se hace artificialmente escaso, las tasas de interés son demasiado elevadas, y en consecuencia la inversión es muy riesgosa. “

Keynes está conciente de la existencia de las crisis económicas, recesiones y depresiones, y afirma categórico que éstas no tienen ningún propósito útil al servir como purgatorio. Esto es falso, afirma Lord Keynes.

Keynes también en su “General Theory…”, afirma que los booms pueden crear alguna que otra inversión mal direccionada. Y que el bache puede ayudar a deshacerse de la madera muerta. Pero, que es mucho mejor tener inversiones mal direccionadas, a no tener ninguna. Por lo que concluye que las recesiones no son necesarias para el progreso económico ya sea por su característica de purgatorio o para moderar la especulación al introducir el miedo a la toma de riesgos alocada. Por el contrario, dice lord Keynes que es menester,

"Abolir las recesiones"

Y, en su lugar, mantener (mediante al intervención de los gobiernos vía los bancos centrales) un

"Perpetuo Cuasi-Boom."


Lo que justifica, el párrafo con el que inicié este análisis. El Banco Central tiene el freno y el acelerador para evitar el bache, y permanecer en un eterno y perpetuo Cuasi Boom….

 ¿Un Perpetuo Cuasi Boom? Perdón... 


Índice Nasdaq 100 en donde están la mayoría de las acciones tecnológicas, y desde luego las punto com. 

Y, la responsable de la anterior...


Keynes y su Remedio Contra las Recesiones

Para Keynes el ahorro es la causa de todos los problemas de crecimiento económico, en sus palabras “sufrimos de exceso de ahorro”. Paradójicamente él soluciona este problema introduciendo una nueva forma de “ahorro”, esto es, dinero nuevo creado por los gobiernos que será tan “genuino” como lo son los ahorros privados. Este nuevo dinero no deberá causar inflación (en el sentido keynesiano, por supuesto, es decir incremento en los precios al consumidor)

Por eso, cuando exista un crash financiero, una recesión o primero uno y luego el otro Keynes recomienda la intervención del gobierno “pronta, decisiva y sin contemplaciones”, escribe que: “Las recesiones profundas nos dicen que estamos en un embrollo colosal. Que hemos realizado una pifia en una maquinaria delicada que requiere urgentemente ser reparada. Se deberán aplicar por tanto acciones atrevidas, intrépidas y drásticas al menor signo de problemas, deberán ser tan radicales como sea necesario, por que de lo contrario, los mercados perderán su capacidad de rebotar(Keynes collected writings).

 Efecto de los QEX "Aligeramiento Cuantitativo" de la Reserva Federal sobre el Indice S&P500

Realmente Drásticas

 Dinero en circulación M2 Nótese que desde que entró Obama se ha DUPLICADO

Pero, a continuación la Velocidad del Dinero de ese mismo M2

 Mucho dinero pero parado, en las arcas de los bancos, que no dan crédito, por qué son más escrupulosos y sobre todo por qué la gente no quiere endeudarse...

Por lo que han resultado infrutuosas e inútiles...

Todos somos Keynesianos

 
No es de extrañar que Paul Krugman, haya manifestado que “Todos ahora somos keynesianos”, y con él, Ben Bernanke, Stiglitz y todos los maniacos inflacionistas, que claman, bajar las tasas de interés, crear déficit y construir obra publica. Recetas que dicho sea de paso tienen a Europa en el barranco y a Japón en una depresión económica que ya se extiende por más de veinte años.


Von Mises y la Expansión del Crédito



Mises previó que los gobiernos, harían lo que recomienda Keynes (Cuando escribió Acción Humana Keynes aún era irrelevante): Empujar las tasas de interés para abajo mediante la expansión del crédito movidos por una mentalidad anticapitalista (recordemos que capital es en esencia ahorro).

Para los ojos de los maníacos y demagogos instalados en los Bancos Centrales y en los gobiernos, el interés es una maquinación siniestra de explotadores, usureros, de los ricos dueños del dinero. Uno de los dogmas del moderno intervencionismo es que los gobiernos deben de bajar las tasas de interés tanto como sea posible, o como recomienda Lord Keynes abolirlas por completo en una generación. En los tiempos presentes, todos los gobiernos y los “medios especializados” están dedicados fanáticamente a la política del dinero fácil.

En los capítulos XIX y XX de “Acción Humana”, Mises explica que una vez que se presenta la crisis económica, que ve como la consecuencia inevitable de la incesante e implacable de la introducción de dinero de papel en la economía, que como una droga, hace que el público clame por más, por más dinero fácil, y más baja la tasa de interés, nos dice Mises que esa política se verá como el remedio contra la recesión y la deflación, a la que le tienen pánico los gobernantes. Sin embargo, Mises establece que esa política nos llevará finalmente a terminar con la destrucción del valor de intercambio del dinero. Esto es, la hiperinflación.

El boom puede durar tanto como la expansión en el crédito siga su curso, eso es lo que lo alimenta, a un ritmo acelerado. El boom llega a su término tan pronto como el ritmo de dinero fiduciario que es introducido al sistema disminuye o, de plano, se suspende. Y debe de llegar a este punto, debido a que aún si la inflación (en el sentido de mayor dinero en circulación, no el keynesiano) y la expansión en el crédito prosigan sin fin, encontrarán barreras naturales que evitarán que continúe la expansión del crédito, esto fácilmente puede comprenderse cuando el individuo, o un país, llegan a un punto tal en que el servicio de su deuda se vuelve difícil o imposible, aún con bajas tasas de interés. La incapacidad de seguir absorbiendo el crédito, aún el crédito fácil llevará al crack del boom y el colapso de todo el sistema monetario que está basado precisamente en la deuda. Los incumplimientos de créditos destruyen todos los activos bancarios poniendo en entredicho todo el sistema.

La Tasa de Interés del Mercado –Refleja la Preferencia de la Gente por el Presente

La gente siempre ha mostrado antipatía, aún hostilidad al fenómeno de la tasa de interés. La tasa de interés parece ser un obstáculo a la producción y al empleo. Como resultado, hemos leído las recomendaciones de Lord Keynes que son seguidas por los gobiernos para manipularlas, para intervenir en el mercado suministrando dinero para producir la ilusión de mucho ahorro y así tirar las tasas. “Tan genuino como el ahorro real”, decía Keynes…A la discreción del Banco Central.

La falta de entendimiento de la misma naturaleza de lo que es la tasa de interés induce a problemas. Mises enfatiza que la tasa de interés (o, como Mises escribe, “la tasa de interés original”) es una categoría de la acción humana. En un mercado no manipulado, refleja las “preferencias temporales” de la gente. Debido a que los bienes y servicios son escasos, la gente le da mayor valor a los bienes y servicios hoy (“bienes presentes”) que a los bienes y servicios en algún punto en el futuro (“bienes futuros”). Es por eso que los bienes presentes se adquieren con un premio sobre los bienes en el futuro. Ese premio es la tasa de interés, o la tasa de preferencia temporal.

Supongamos que yo quiero comprar un auto, puedo ahorrar digamos por 3 años para adquirirlo, o bien, podemos tomar el ahorro de alguien más para que haga posible que tenga el auto hoy mismo. Como para mí vale más tenerlo hoy que tenerlo en 3 años, pago el sobreprecio que es la tasa de interés.

La tasa de interés de mercado es el resultado de ahorradores que desean intercambiar bienes futuros contra bienes presentes en un “mercado temporal”. Debido a la preferencia en el tiempo, la oferta de bienes presentes (esto es, la demanda por bienes futuros) está relacionada positivamente con la tasa de interés, mientras que la demanda de bienes presentes (oferta de bienes futuros) está negativamente relacionada con la tasa de interés.

La tasa de interés no es lo que motiva el ahorro, ni es tampoco un premio para abstenerse de consumir. La tasa de interés simplemente expresa las valuaciones individuales de los bienes en el futuro contra los bienes en el presente. La tasa varía de acuerdo con la preferencia temporal de la gente. Por ejemplo, si la preferencia temporal de la gente disminuye, la gente ahorrará e invertirá más y consumirá menos de sus ingresos: Esta disminución en la preferencia temporal, presionará a que baje la tasa de interés de equilibrio.


Contrario a lo que casi todos los economistas, derivado del aprendizaje de Keynes. El decaimiento en la preferencia temporal produce que una mayor porción del ingreso disponible sea ahorrado e invertido en negocios productivos lo que produce crecimiento económico. A medida que la porción de bienes presentes son bienes de producción, bienes de capital, y decrece la porción de bienes de consumo se está alistando la planta productiva para producir más en el futuro.

Aumento de ahorro, baja en la tasa de interés

Para ilustrar esto considérese la siguiente figura, sea la tasa de equilibro del mercado i0 para el punto A, para la cual, los ahorros (esto es la oferta de bienes presentes) vale S0 y la inversión (esto es la demanda de bienes presentes) vale I0. Si disminuye la preferencia temporal de los demandantes de bienes presentes moverá la tendencia al ahorro de S a S’ resultando en una nueva tasa de interés que es i1 para la cual el ahorro vale S1 y la inversión I1, El punto B marca un punto estable que refleja las preferencias reales de la gente, esto es, lo que desean ahorrar, invertir y consumir.




Imprimamos Dinero Acción que se Traduce en Problemas

En un mercado libre, la tasa de interés cambia acorde con las preferencias temporales de la gente. Sin embargo, habrá un problema muy grave si la tasa de interés es intervenida y bajada por el gobierno, esto es por el banquero central. Esto típicamente lo logran al inducir a los bancos comerciales a aumentar la cantidad de dinero disponible para prestar.

Ahora los bancos empiezan a prestar y derramar el dinero en la economía. Como resultado, la tasa de interés del mercado cae. Los empresarios se aprovechan de esta tasa de interés baja para adquirir equipo nuevo, contratar gente, comprar materias primas, y acrecentar los inventarios. Expanden la producción de bienes de capital (productivos) relativo a bienes de consumo (tal y como sucede cuando naturalmente disminuye la preferencia temporal) Los negocios actúan como si efectivamente los ahorros hubiesen aumentando.

Sin embargo, el incremento en la demanda de los factores para la producción no se acompaña de un incremento en los recursos disponibles en la economía: El incremento en la cantidad de dinero no incrementa la cantidad de bienes presentes que desean intercambiarse por bienes futuros. Como resultado el incremento en la demanda de los factores de producción presiona los mercados de los recursos escasos como materias primas y salarios.

Todo esto se verifica sin que la preferencia temporal de la gente haya cambiado. La verdad es que el público no desea ahorrar e invertir más que antes del incremento en el suministro de dinero a través del crédito. Tarde que temprano, la gente retornará a sus proporciones deseadas de consumo-ahorro.

A medida que la gente regresa a su preferencia consumo-ahorro, queda de manifiesto que las empresas invirtieron en demasía en relación a los bienes de consumo. La demanda de los productos de las empresas no es tan grande como se esperaba, los empresarios paran la adquisición de bienes de producción y la industria de bienes de capital experimenta una caída.


Utilizando un gráfico similar para ilustrar estas ideas considérese la siguiente figura en donde como antes el punto A es el equilibrio entre tasa de interés, ahorro e inversión. Pero ahora, la curva se desplaza a S’ = S+DM, no por que hayan cambiado las preferencias temporales del público, sino por que se induce una derrama monetaria DM (que Keynes llama “ahorro genuino” ). Como antes, se llega a un punto de equilibro B, la tasa cae a i1, mientras que ahorro e inversión se mueven a S1 e I1 respectivamente.



Y sí, al hacer esto la economía experimenta un boom, originado por la inversión inducida por el dinero adicional introducido mediante créditos. Sin embargo, este nuevo punto de equilibrio, con menor tasa de interés, mayor inversión y toda la expansión económica no es estable, en el sentido de que representa las preferencias temporales reales de la gente. Esto es debido a que la tasa de interés i1 es menor a la tasa de interés i0 que está acorde con las preferencias temporales de la gente, por esto, la gente desea retornar a su punto de equilibro consumo-ahorro, o incluso debido a los excesos a una curva S todavía más a la izquierda, esto implica moverse de regreso de B a A. Este desplazamiento significa el reventón del boom previamente originado.

Los austriacos sobre el ciclo económico

De esta forma, recapitulando, cuando los tipos de interés se empujan por debajo de sus niveles de mercado (por ejemplo, mediante una política expansionista del banco central), esto pone en marcha el mismo proceso que se produciría si hubiera un aumento real de los ahorros. En otras palabras, al tipo de interés inferior los empresarios encuentran rentable empezar proyectos a largo plazo: los sectores de bienes de capital de la economía empiezan a contratar trabajadores y a aumentar la producción.

Sin embargo esta expansión de los sectores de bienes de capital no se ve compensada por una disminución en los sectores de bienes de consumo en la forma que se habría producido si las familias hubieran empezado realmente a ahorrar más. En su lugar, las familias tratan también de consumir más a causa de los tipos de interés más bajos.

Se pone en marcha un auge insostenible, un periodo de prosperidad ilusoria. Como todos los sectores se expanden hay un sentimiento general de euforia: parece que todos los negocios están teniendo un “gran año” y la tasa de desempleo cae por debajo de su nivel “natural”.

Pero todo esto es falaz, el dinero que ha producido el auge, no es producto de los ahorros de nadie, es dinero creado de la nada en virtud del sistema de reserva fraccionada, y de la colaboración del Banco Central. Es dinero falsificado, es dinero que nadie ganó, simplemente se creó por que así lo quiso la autoridad monetaria.

Booms de Activos sin Ahorro


Por desgracia, en algún momento la realidad muestra su feo rostro. El banco central no ha creado más recursos simplemente comprando activos y rebajando tipos de interés. Es físicamente imposible que la economía continúe produciendo los mayores volúmenes de bienes de consumo al tiempo que los bienes de capital. Alguno tiene que acabar rindiéndose. El cálculo llegará más pronto que tarde si el aumento de los precios de los activos o incluso de los bienes de consumo hace que el banco central varíe el rumbo y aumente el precio de los tipos de interés, que fue el motor de la creación del auge, de la burbuja. Pero incluso si el banco central mantiene los tipos permanentemente bajos, las realidades físicas acabarán manifestándose y la economía sufrirá un declive.




Durante la fase de declive, los empresarios reevaluarán la situación. Si el gobierno y el banco central no interfieren, los precios darán las señales adecuadas acerca de qué empresas debería salvarse y cuáles desaparecer. Los trabajadores que estén en líneas insostenibles serán despedidos. Les llevará un tiempo buscar entre las oportunidades que se creen y encontrar un nicho que sea apropiado para sus capacidades y sea sostenible en la nueva economía.

Durante este periodo de reevaluación y búsqueda, la tasa de desempleo medida será inusualmente alta. No es que los trabajadores estén “ociosos” o que su productividad haya bajado a cero repentinamente, sino que es lo que necesitaban para recolocarse y eso necesita tiempo en una economía compleja moderna. Este retraso puede deberse a la simple búsqueda, cuando los trabajadores tienen que mirar a su alrededor para encontrar el mejor puesto que ya exista “ahí fuera” o puede deberse al hecho de que tengan que esperar a que otros trabajadores “preparen las cosas” antes de puedan recuperarse los trabajadores desempleados.



 Gráfica del Oro Londres ¿Qué nos dice esta gráfica? Fácil : INFLACIÓN


Auge y Reventón Inmobiliario
  


Voy a presentar un conjunto de gráficas que demuestran las ideas austriacas, me voy a concentrar en el auge inmobiliario que llevó al colapso en el 2007-2008.
 
Las siguiente gráfica muestra la tasa efeciva de ahorro, que debiera, tan sólo debiera ser la que controlaría las tasas de interés.




La gráfica que sigue, muestra la tasa de interés fijada por la Reserva Federal, la que define la denominada “política monetaria”. En ella puede verse, en primer lugar como el incremento en la tasa a principios del año 2000 reventó la burbuja de las punto com, que es el antecedente de la burbuja inmobiliaria. Alan Greenspan entonces a cargo de la Reserva Federal inició el bombeo monetario  para “neutralizar” el colapso financiero bajando la tasa de interés, dejándola cercana al 1 % lo que re infló los índices accionarios y creo una nueva burbuja la inmobiliaria.

Fondos Federales en casi ¡CERO!



La siguiente gráfica muestra como a partir del año 2000, la baja en las tasas de interés también empuja a la baja las tasas hipotecarias, esto, junto con la flexibilización para otorgar créditos genera la burbuja inmobiliaria.


Tasas hipotecarias en mínimos históricos y ni así se recuperan

Deuda gubernamental a diferentes plazos




Compárese estas dos últimas gráficas con la gráfica del ahorro personal que no hace sino corroborar la Teoría de von Mises-Hayek que acabo de mencionar: Caen las tasas de interés pero el ahorro está en mínimos históricos, esto no puede ser, es una aberración económica.



Simultáneamente al crecimiento del índice S&P500 (del 2003 al 2007) se dio la burbuja inmobiliaria y un auge también explosivo en el consumo. La gráfica siguiente muestra el índice de precios de casas habitación en rojo y en azul el déficit comercial de los EUA (aumenta haciéndose más negativo) toda una orgía de consumo y especulación originada por la bajas tasas de interés que Greenspan mantuvo durante todo ese tiempo. Ya con la recesión (áreas sombreadas) la gente se vuelve conciente y para el consumo por lo que los precios de los bienes raíces empiezan a caer y el déficit comercial a disminuir.






También podemos obtener un apoyo empírico a la afirmación austriaca de que el auge inmobiliario produjo una cantidad insostenible de recursos reales (incluyendo el trabajo) hacia ese sector, que acabó desmoronándose y causó un repunte en el desempleo. El siguiente gráfico compara el empleo total en la construcción (línea azul) con la tasa de viviendas vacías (línea roja), lo que es un buen indicador de una burbuja especulativa: la gente no estaba comprando viviendas para vivir allí o para alquilarlas, sino para “saltar” cuando el precio suba. Adviertan la conexión entre la burbuja especulativa de la vivienda y los trabajadores absorbidos (y luego expulsados) de la construcción.



Creo que estas gráficas son suficiente evidencia de cómo al bajar el banco central la tasa de interés, sobre todo, al bajarla cuando no hay ahorro, la tasa de interés sería naturalmente baja si hubiese ahorro, pero cuando como Greenspan baja la tasa bajo un esquema de bajo ahorro y alto apalancamiento es la receta del futuro desastre.

Pero en lo que se refiere al auge inmobiliario real bajo George W. Bush, la acumulación de SUV, pantallas de  televisión,  consolas de videojuegos de los estadounidenses era claramente insostenible. No era posible que China siguiera permanentemente financiando la compra de sus productos comprando deuda norteamericana, esto es regresando los dólares para que siguieran comprando.

Creo que el argumento debido originalmente a Milton Friedman, de que la estadística no da la razón a la teoría austriaca está debidamente refutado en las gráficas que he mostrado.

Sobre el cuestionamiento de cuanto es bajo, hablando, claro está de las tasas de interés,  hay dos consideraciones: Es diferente un tipo de interés bajo cuando se produce la expansión en el crédito, cuando como en la gráfica precedente no hay ahorro, este tipo de interés es el responsable de la generación de burbujas, y el interés también bajo pero después del colapso de la burbuja, aquí, no existe la expansión en el crédito, la gente no toma crédito la gente se desapalanca, ahorra paga sus deudas, al gente se hace más conciente del futuro, también los bancos que han quebrado y han sido rescatados y son los “villanos” de la película están renuentes a prestar, las condiciones para otorgar créditos, especialmente hipotecas son muy estrictas, por tanto, no importa en que nivel Bernanke situé las tasas de interés, no habrá expansión en el crédito.

Así, antes del crack,  la baja en las tasas de interés es responsable de la crisis subsiguiente. En el  post estallido, las tasas de interés bajas son inocuas por que la gente simplemente está preocupada por el futuro, por su endeudamiento presente y no va a tomar más crédito. De esta forma, sí, no siempre las tasas de interés producen una crisis, depende de si la gente le entra a la formación de la burbuja o no. Y enfatizo, la Economía es Acción humana, conciente y con propósito, y su correcta interpretación es lo que nos puede llevar a analizar con propiedad el estado de las cosas.

Si se quiere ver más evidencia, sobre la veracidad de la teoría austriaca sólo es necesario que vaya a la Florida o Las Vegas, y vea la cantidad de casas, condominios etc. que se quedaron a la mitad, que vea la cantidad de casas vacías, sin dueño, que vea toda la destrucción de capital que la baja de tasas de Greenspan causó.

También, se puede ir a China, ver pueblos fantasma nuevos, casitas que no han sido adquiridas, también puede ver que hay tanto como el  espacio de oficinas equivalente a Manhattan, vacíos. Esto dicho sea de paso, ya empieza a generar un problema mayúsculo en el gigante asiático, la destrucción de capital va a tener consecuencias muy lamentables en el futuro próximo.

También podría ir a Irlanda, a España, en donde los “pisos” llegaron a valores ridículos, y véalos ahora, con precios de ¼  del valor que llegaron a tener. Todas estas fueron malas inversiones que deberán ser liquidadas.

¿Qué causó todo esto? La expansión en el crédito acompañada de bajas tasas de interés.

Finalmente es representativo de un empresario que hace una mala inversión la mexicana Cemex que casi al final del auge compró a la australiana Rinker el 10 de abril de 2007, unos cuantos días antes del reventón. Hoy Cemex está severamente emproblemada, debido a esta mala inversión. Si Lorenzo Sambrano hubiera tenido un austríaco entre sus filas de economistas seguramente le hubiera advertido del peligro que se venía, y quizá Cemex no tendría el elevado endeudamiento que tiene de 18 veces contra su valor de capitalización, lo que la hace inviable.

Finalmente sólo deseo que si bien es cierto que ciclo es en Física un fenómeno repetitivo, en Economía austriaca más bien tiene que ver con la creación de la burbuja, y el subsecuente estallido de la misma que termina generalmente en una recesión. Esto es crecimiento –colapso. Más que referirse a algo repetitivo y cíclico en el sentido de la Física. Aunque bien podría ser, desde 1913 fecha en que se creo la Reserva Federal, nos la hemos pasado creando auges artificiales que revientan y crean recesiones, en este sentido sí, podríamos hablar de un ciclo, claro con períodos muy diferentes entre sí.

La economía no funciona como un sistema de control retroalimentado, en que dado el estímulo, la baja en la tasa de interés, desatara siempre una serie de sucesos. Sobre el cuestionamiento del tiempo, tampoco esto es modelable, la expansión del crédito por un tiempo suficientemente largo genera una burbuja, ¿Cuánto es largo? Bueno por el tiempo necesario para que se genere una burbuja, llámese accionaria, inmobiliaria, de materias primas, eso generar una burbuja es la consecuencia de la baja en la tasa de interés.

En 1999 Greenspan que mantenía las tasas bajas mientras la burbuja de las punto como crecía, sólo se limitó a decir de la “exhuberancia irracional”. En realidad el que era irracional era el, se acobardó para parar  el desarrollo de la burbuja en el Nasdaq, simplemente no quería pasar a la historia como el que dejó a Wall Street en llamas. Aunque finalmente, años después, lo hizo.


La causa de la crisis en el crédito tiene un nombre: El régimen de dinero de papel, de dinero “fiduciario” que los gobiernos imprimen, siguiendo las recomendaciones de Lord Keynes con singular alegría.



Este diagnóstico está tomado de la Teoría Monetaria del Ciclo de Negocios desarrollada por Ludwig von Mises. En su obra monumental “Acción Humana, un Tratado de Economía” escribe,

“Los movimientos similares a olas que afectan los sistemas económicos, la recurrencia de períodos de auge que son seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de todos los intentos, que se repiten una y otra vez, de bajar la tasa de interés de los mercados por medio de la expansión crediticia. No hay modo de evitar el colapso final de una burbuja inflada por la expansión artificial del crédito. La alternativa es si la crisis se dejará venir pronto como resultado del abandono de seguir expandiendo el crédito, o, posponerla, para que se presente la catástrofe que involucre todo el sistema monetario de dinero fiduciario”.

Para allá vamos, ¿Cuándo exactamente? No puede saberse...

 














 
 

lunes, octubre 22, 2012

Von Mises en la UNAM Parte II



La segunda parte de mi presentación en la UNAM fue hacer referencia al motivo de la exposición y que ya antes de mí Fernando Arteaga había expuesto con bastante detalle, hasta donde se puede en una presentación tan breve y de una obra como lo es la “Teoría del Dinero y el Crédito” monumental.


 La teoría austriaca del dinero virtualmente empieza y termina con la monumental Teoría del dinero y del crédito de Ludwig Von Mises, publicada en alemán en 1912. Llegó como la culminación de la “Escuela Austriaca” de economía y cimentó las bases de una nueva línea de pensamiento.

La Escuela Austriaca llegó a iluminar el mundo de la economía en los años 1870’s y 1880’s sirviendo para superar y derrocar el sistema clásico o Ricardeano que se encontraba en un callejón sin salida. Este derrocamiento del sistema clásico fue denominado “La Revolución Marginalista”, pero esta es una denominación muy poco apropiada de lo que realmente fue y es este modo de pensamiento. En efecto la esencia de la Escuela Austriaca es analizar al individuo sus acciones y elecciones como la piedra angular, la  base y sostén del pensamiento económico. Los economistas clásicos pensaban en términos de clases amplias y por tanto no podían dar una explicación satisfactoria para valor, precio, o ganancias en una economía de mercado. Por ejemplo, el valor económico, consiste en valuaciones realizadas por los individuos que eligen, y los precios son el resultado de las interacciones entre individuos en base a estas valuaciones.

En 1871, Carl Menger profesor de Economía en la Universidad de Viena abrió con su libro “Principios de Economía” un nuevo esquema de pensamiento que a la postre fue la Escuela Austriaca. Sus ideas básicas fueron extendidas y desarrolladas por su alumno Eugen Böhm-Bawerk especialmente en su libro “El Capital y el Interés”. Menger y Böhm-Bawerk explicaron lo que hoy se denomina “micro-economía” : Utilidad (de ser útil no de ganancia) precio, intercambio, producción, salarios, interés y capital.

Ludwig Von Mises es la “tercera generación”, austriaco, alumno brillante de Böhm-Bawerk tomó en 1912 el método austriaco para escribir su obra magna “La Teoría del Dinero y el Crédito” para extender al área macro el dinero, y los precios generales.

Al momento de su publicación la teoría Clásica se encontraba atorada, mientras que la teoría general “Micro” fundada en base a la acción individual y que construyó la explicación del mecanismo del mercado en base a la elección individual estaba aún en estado “holístico” es decir como un conjunto de múltiples interacciones entre individuos lidiando con conceptos como los agregados que estaban muy alejados de las elecciones reales y en consecuencia existía un divorcio total en las esferas macro y micro: Mientras que todos los fenómenos económicos  eran explicados con fundamento a la acción individual exceptuando el suministro de dinero que era considerado como externo al mercado, y se pensaba que el suministro mecánicamente era originado en una abstracción denominada “El Nivel de los Precios”. Así las dos áreas micro y macro eran analizadas totalmente separadas en fundamentos completamente distintos. El libro de Von Mises “Teoría del Dinero y el Crédito” integra la teoría monetaria con la teoría micro al partir de la teoría individualista y construir la teoría monetaria.

El logro fundamental de Mises fue tomar la teoría de la utilidad marginal, construida por economistas austriacos y otros marginalistas como explicación de la demanda de consumo y el precio de mercado, y aplicarla a la demanda y valor, o precio, del dinero. La teoría del dinero ya no tenía que separarse de la teoría económica general de la acción y utilidad individual, de la oferta, la demanda y el precio; ya no tenía que sufrir aislamiento en un contexto de “velocidades de circulación”, “niveles de precios” y “ecuaciones de intercambio”.

Von Mises tuvo serias dificultades con los ortodoxos alumnos de de Böhm-Bawerk que no aceptaron su teoría ni la del ciclo económico. Así Von Mises tuvo que crear una nueva escuela Austriaca de pensamiento.

Para el mundo en general, las ideas de Von Mises tuvieron dificultades muy severas derivadas en el hecho de que su obra no fue traducida a ningún idioma, especialmente al inglés sino hasta 1934, el resultado fue que las ideas de Mises fueron despreciadas por casi dos décadas.

La integración de las teorías micro y macro, su desarrollada teoría del dinero y el teorema de regresión, así como su exhaustivo estudio sobre la inflación fueron totalmente despreciados e ignorados por los economistas posteriores. La sola idea de integrar lo micro con lo macro está aún hoy en día totalmente fuera de la práctica económica.

Von Mises penetró en el mundo por una circunstancia personal y no por medio de sus escritos: Su alumno más brillante y seguidor entusiasta fue Freiderich A. Hayek que emigró a Londres en 1931 para impartir cátedra en la London School of Economics. Hayek había estado trabajando de forma sistemática con Von Mises en la teoría del ciclo económico. Hayek desde su cátedra influyó fuertemente en un grupo de brillantes jóvenes economistas y uno de los más brillantes del grupo, Lionel Robbins fue el que se avocó a la tarea de publicar “La Teoría del Dinero y el Crédito” en el idioma inglés.

La teoría del Ciclo Económico fue adoptada precisamente como una contundente explicación de la Gran Depresión que inició en 1929 y que Mises, y Hayek anticiparon años atrás. Pero justo cuando la depresión económica se extendía por EUA, Inglaterra y muchos países,  llegó la revolución Keynesiana, la “Nueva Economía”, para barrer con todo el mundo de la Economía, convirtiendo en adeptos a la gran mayoría. El proceso de conversión a las ideas de Keynes ganó la partida y no por pacientemente refutar la teoría de Von Mises-Hayek simplemente por ignorarlas y llevar al mundo, como aún sucede hasta nuestros días  a las viejas y poco sólidas ideas inflacionarias pero ahora elegantemente vestidas con matemáticas y un lenguaje superficial impresionante. Así para fines de los años 1930’s solamente Hayek y Mises permanecían firmes a la Teoría del Dinero y el Crédito que apenas tuvo tiempo de ser leída antes de que llegara la revolución Keynesiana haciendo esta y la Teoría del Ciclo Económico psicológicamente inaccesible a las nuevas generaciones de economistas.



En su prefacio a la edición de Teoría del Dinero 1952 Ludwig Von Mises escribe que: “Han pasado cuatro décadas desde la primera edición y el mundo ha pasado por múltiples desastres y catástrofes. Las políticas resultantes derivadas de estos desafortunados eventos han afectado también los sistemas monetarios de las naciones. El dinero sólido cedió ante el dinero fiduciario. Todos los países del mundo son azolados por la inflación y amenazados por la sombría prospectiva de un colapso total.”

Más adelante continúa diciendo que, “Las grandes inflaciones no son actos de Dios. Son hechas por el hombre o, para decirlo rotundamente hechas por los gobiernos. Son doctrinas derivadas de aquellos que asignan al los gobiernos los poderes mágicos de crear riqueza de la nada y hacer a la gente feliz al aumentar los ingresos nacionales. “

“Una de las principales tareas de la economía es derrumbar la falacia  inflacionaria que ha confundido el pensamiento de muchos autores y hombres de estado desde John Lae hasta Lord Keynes. No podrá darse la reconstrucción monetaria y la recuperación económica si se mantienen vigentes las fábulas sobre las bendiciones del “expansionismo” como una parte integral de las doctrinas oficiales y como guía de las políticas económicas de las naciones”.

Ninguno de los argumentos derivados de principios económicos sólidos en contra del inflacionismo y expansionismo va a impresionar a los demagogos. A ellos, no les importa las consecuencias de sus políticas. Escogen la inflación y la expansión en el crédito no obstante que saben perfectamente que el boom o auge explosivo que crean es de muy corta duración y que inevitablemente sobrevendrá el reventón y el bache recesivo. Incluso podrá (refiriéndose al célebre dicho de Keynes) fanfarronear y despreciar los efectos a largo plazo, el repetirá, en el largo plazo todos estaremos muertos; y es sólo el corto plazo el que importa”.

“Pero la pregunta es, ¿Qué tan largo será el corto plazo? Parece ser que los políticos han sobreestimado considerablemente su duración. El diagnóstico correcto del estado presente de la situación es el siguiente: Se nos ha terminado el corto plazo y ya estamos viviendo las consecuencias del largo plazo que los políticos se rehusaron a tomar en cuenta. Los eventos se verificaron exactamente con fue pronosticado por los principios de la economía sólida, definida como ortodoxas por los neo-keynesianos.”

¡Cómo si hubiera Mises escrito estas palabras el día de hoy!

Por lo que vamos desde la perspectiva de la Escuela Austriaca de Economía analizar la Depresión Económica actual.  



Videos de la Conferencia
 
Toda la conferencia fue grabada en video, quisiera subirlos aYoutube pero no me deja más que videos de 15 minutos, por más que les mando mi teléfono celular para que supuestamente me permitan mayor tiempo en os videos no me responden. Voy a volver a intentar un par de veces a ver si se dignan los señores de Google responderme, si no, ni modo tendré que editarlos en pedacitos de 15 minutos.



lunes, octubre 15, 2012

Von Mises en la UNAM Parte I



El pasado día 4 de octubre presenté una ponencia junto con el Maestro Fernando Arteaga en la Facultad de Economía de la UNAM en ocasión de la Semana de von Mises en ocasión de los cien años de la primera publicación del libro “Teoría del Dinero y el Crédito” organizada por la Fundación Friedrich Naumann, el Movimiento Libertario Mexicano, al que orgullosamente pertenezco y la UNAM.

La siguiente figura muestra la publicidad para convocar a dicha exposición.



Hace más de 50 años von Mises estuvo en la UNAM, incluso recibió una oferta de plaza de investigación en la propia Facultad de Economía, en aquella ocasión pronunció varias ponencias. Hoy, me siento sumamente halagado, satisfecho, de que de mis labios salieron otra vez las palabras de von Mises en la UNAM, por lo que quiero agradecer a los organizadores del evento la selección de mi persona como exponente de la Escuela Austriaca de Economía, que es para mí primero una recompensa, de las más grandes que he recibido, por el trabajo que he realizado en este blog durante seis años y medio, le he puesto todo mi esmero para difundir la ideas, las buenas ideas, por que son ideas las únicas que pueden transformar el mundo y mi amado México en particular.





Mi ponencia la dividí en dos partes, la primera, muy breve de unos 15 minutos, en donde quise exponer las diferencias entre la Escuela Austriaca y la Corriente principal. Sabía que muy probablemente entre los asistentes, habría muy pocos que conocieran a la Escuela Austriaca, quizá muy vagamente se nos identifique con “La derecha”, o los “ortodoxos del mercado”, o quizá con sus principales exponentes Von Mises y Hayek.


Diferencias y Razones entre Escuela Austriaca y La Corriente Principal


 1.    Los economistas de la escuela austriaca se aseguran que todos sus teoremas formulados sean derivados de axiomas irrefutables, evidentes en sí mismos, como el de la acción humana, esto es, la acción con propósito, y de ahí utilizar la lógica deductiva, por supuesto con sus reglas. Todo esto es irrelevante o de importancia secundaria para los “colegas” de la corriente principal.
2.    Los economistas austriacos toman como de lo más prioritario que los fundamentos de todos sus teoremas estén apegados a la realidad. Esto es que exista una correspondencia con el estado del mundo real tal y como es, sin supuestos, ni simplificaciones absurdas. En cambio, los economistas de la corriente principal admiten que sus hipótesis están basadas en suposiciones deliberadamente falsas, no comprobadas o simplificadas.
3.    Los economistas austriacos hacen su prioridad que los teoremas que formulan esclarecen las conexiones exactas entre fenómenos económicos, en lugar de deliberadamente suponer su existencia o importancia para caer en la noción inspirada por la Física de la determinación mutua.
4.    Los teoremas y conclusiones de la economía Austriaca son perfectamente entendibles por cualquier hombre común con un mínimo de preparación, esto no puede decirse de la corriente principal con sus acertijos matemáticos ininteligibles para los que no tienen dominio de las matemáticas superiores.
5.    FA Hayek en “Pretender que se tiene el conocimiento” dice que “Si el hombre no desea hacer más mal que bien en sus esfuerzos por mejorar el orden social, deberá aprender que en esto, como en todos los campos para los cuales prevalece la complejidad esencial de los fenómenos organizados; él no podrá jamás adquirir conocimiento pleno que le haría posible el dominio de los eventos.” Dando una lección de humildad a los que pretenden modelar, predecir y modificar el destino económico.
6.    En términos de su visión en el método y objetivos de la economía, los Austriacos son pero muchísimo más apegados a los economistas clásicos como Adam Smith, Hume, Say y Bastaiat, incluso puede afirmarse que son la continuación de esta línea de pensamiento, en cambio los de la corriente principal establecen un “Nueva Economía” basados en Keynes.
7.    Los economistas austriacos nunca se cansan de enfatizar el carácter sin valor de su disciplina. Por tanto, en lugar de sus contrapartes de la corriente principal, nunca busca ni plantean la necesidad de justificar instituciones extra – mercado, o fuera del mercado, y, jamás tienen “recomendaciones de políticas públicas” basados en tales presunciones. Por el contrario, confinan voluntariamente sus investigaciones al origen lógico de los procesos y fenómenos económicos tal y como son, no como les gustaría que fueran. En breve estudian el mercado pero no intentan proponer nada que modifique su comportamiento al gusto.
8.    Al utilizar el concepto de las preferencias demostrada como la piedra angular del análisis económico permite a la Escuela Austriaca evitar las dos pifias del conductismo y el psicologismo, que los colegas de la corriente principal no pueden navegar de una forma metodológicamente robusta y fundamentada.
9.    Los economistas austriacos rechazan la sobre especialización académica y profesional de su disciplina, por tanto se hace énfasis en la cuestión holística, y la naturaleza integrada de la ciencia económica. En palabras de F. A. Hayek, “El físico que es sólo un físico puede ser un físico de primera clase y ser un miembro valioso para la sociedad – pero estoy muy tentado a decir que el economista que es sólo economista es muy probable que sea un latoso por no decir que es positivamente un peligro”.
10.    Los economistas austriacos no pueden replegarse en el paraíso seguro del nihilismo epistemológico cuando la lógica de sus argumentos prueba tener fallas. En contraparte, para los economistas de la corriente principal, cuando los hechos no concuerdan con sus hipótesis, siempre pueden decir que “Esta vez las cosas son diferentes”, que, “Son otros tiempos y circunstancias”.
11.    El registro de predicciones de los economistas austriacos es incomparablemente superior a sus contrapartes de la corriente principal tal y como he escrito en el post “Austriacos vs Corriente Principal” 

 A las predicciones de la liga, añadí la siguiente

Corriente Principal


*Las herramientas que hemos involucrado afectan los precios de los activos financieros. Esas son las herramientas de la política monetaria. Existen un número de canales diferentes: Tasas hipotecarias, y otras tasas, yo mencioné bonos corporativos. También los precios de varios activos. Por ejemplo, los precios de las casas habitación. A medida que los precios de las casas empiecen a subir, los consumidores se sentirán más solventes, y con ello se sentirán más dispuestos a gastar en consumo. Si los precios de las casas empiezan a subir sentirán más deseos de comprar una por que pensarán que tendrán un mejor retorno por su compra. Así los precios de las casas en un vehículo. Los precios de las acciones, mucha gente tiene acciones ya sea de forma directa o indirecta. El punto aquí es mejorar los precios de los activos (acciones) de tal forma que la gente se sienta rica y esté más dispuesta a consumir. Una de las principales preocupaciones de las empresas es que no existe suficiente demanda…si la gente siente que su posición financiera es mejor, será más probable que consuman…”
 
*Ben Bernanke 13 de septiembre de 2012 anunciando QE3 $40,000 millones de USD al mes para compra de bonos hipotecarios. 
Austriaco 
 Los efectos de los QEx se han diluido cada vez más, las inyecciones de liquidez han tenido cada vez menos efecto en el mercado accionario, es como una infección que se muestra cada vez más resistente a los antibióticos. 

De esta forma, es mucho muy probable que este último QE3 que fue muy esperado y anticipado su efecto sobre el mercado accionario sea sumamente modesta y de muy corta duración… con el agravante de que puede producirse una inversión fuerte y dado que la Fed ya disparó su última bala, no habrá más red.
El mercado accionario está próximo a una caída de entre un 15 a un 20 por ciento muy probablemente antes de terminar el año 2012 o principios de 2013. La economía norteamericana no ha salido de la recesión y los efectos se verán durante septiembre.

Julio de 2012  Rodolfo Sosa Cordero (Analista Independiente)



 Indice S&P 500 horaria desde el 13 de septiembre al 15 de octubre

La gráfica muestra el índice S&P 500 puede verse el efecto del anuncio del QE3 y desde entonces no ha hecho más que bajar, no obstante y a pesar que las intenciones de Bernanke eran "subir el precio de las acciones". 

Veremos....