jueves, octubre 29, 2009

Recuperación Estimulada ¿Será duradera?

Todo el mundo habla de que ya se sienten “retoños” de recuperación, las bolsas de valores del mundo han subido con el pretexto de que ya en el 2010 veremos una recuperación económica, aquí en México, los legisladores planean su paquete fiscal con la premisa de que es un hecho la recuperación en los EU, que ya la industria automotriz muestra signos de recuperación y bla, bla, bla.

Sólo que hablar de recuperación real cuando la economía está en realidad sobre estimulada por los gobiernos, es un poco iluso. Es más, cómo ya había yo anticipado aquí, en varios posts: “El Estimulo que no estimula”, “Lo que vendrá Deflación 1” .y "Lo que vendrá Deflación 2"
“Listo para Bombear Trillones de Dólares” Todos ellos, escritos hace un año.

Pues bien, como era de esperarse, hemos sido testigos de la mayor estimulación económica en la historia de la humanidad. Nunca antes los gobiernos han arrojado a la economía tal cantidad de confeti, perdón de “dinero”, para prevenir la depresión. Cuando se juntan los estímulos fiscal y monetario en los EU resulta mayor al costo de las dos guerras mundiales y el “New Deal”.

Alrededor del mundo el gasto en estímulos ha sido una combinación de recortes impositivos (no aquí en México, por supuesto), dinero casi gratis con créditos casi en cero, y gastos en infraestructura: Carreteras, puentes, escuelas, etc. De acuerdo con el monitoreo de CNN para rescates, se han comprometido estímulos por $ 11 millones de millones de USD, y tan sólo en el año en curso se han utilizado $ 2.8.

Todo esto, tendrá un costo para los contribuyentes estadounidenses tan elevado como $23 trillones de acuerdo con Neil Barofsky investigador general del programa TARP.

La mayor parte de estos estímulos se ha dirigido al sector financiero, a rescates, que en mi opinión, han sido un completo desperdicio. Sin embargo, los contribuyentes de EU, por que son ellos, el gobierno son ellos, han dilapidado, esa es la palabra correcta, y no “invertido”, sumas masivas de dinero comprometiéndose a promesas falsas que finalmente los dejarán con una deuda de dos dígitos en los trillones (millones de millones) cuando todo termine, si es que termina. Muy bien por ellos que gastan tan generosamente ¿no es así? Sus estímulos han sido fantásticos, por decir lo menos, para la burbuja accionaria, a Wall Street, inflada con dinero obtenido gratis, que no existía, que nadie ahorró, pero que la Fed en un acto de prestidigitación creó de la nada, más sin embargo le ha dado poco, muy poco a “Main Street”, a la economía real. Para hacer las cosas aún peores, los efectos de los estímulos empiezan a manifestar signos de desgaste que se irán deteriorando como se muestra en la gráfica siguiente, obtenida de moodyseconomiy.com



Esta gráfica muestra el impacto del ARRA (American Recovery and Reinvestment Act) que es el paquete de estímulos aprobado por el Congreso de EU para gastar un total de $ 787 mil millones, que se reparten en $ 287 mil millones en recortes a impuestos, $ 192 en ayuda directa y $ 308 en ayuda discrecional. El 70% de este estímulo será gastado para fines de septiembre de 2010. La gráfica muestra el impacto del estímulo en el PIB, y revela que hoy mismo, en el tercer trimestre es cuando el estímulo de Obama tendrá su efecto máximo. Me parece muy bien, eso explica las cifras del PIB dadas a conocer hoy, explica las ventas de autos bajo el programa de chatarra por auto nuevo (Cash for Clunkers), explica la venta de casas con $8,000 USD de estímulo, que muchas veces equivale al enganche. Pero para fines de septiembre de 2009 el estímulo quedó completamente desgastado y con él se desvanecerán todos los efectos positivos que he enlistado. De esta forma según la prognosis de Moody’s el impacto neto del paquete de estímulo en la economía será poco más del 1%. Estas no son buenas noticias para “Main Street”, especialmente a la luz de enorme desempleo, creciente, que se ha visto y se sigue viendo. Si los efectos de los estímulos se desgastan tan deprisa como se van inyectando a la economía estaremos situándonos en una muy difícil y dolorosa recaída. Para hacer las cosas aún peores, el escenario no es sólo para los EU sino que tendrá un impacto potencial tremendo en otras economías, y de entre ellas notablemente la China (eso lo dejamos para otro post). El resultado será una caída global en la economía hará que el 2008 sea visto como benigno. Por supuesto, también las bolsas de valores ya sin el dinero que alimenta a la burbuja caerán estrepitosamente, y no será difícil que el índice SP&500 llegue a nuevos mínimos, posiblemente alrededor de 440.

Tal y como lo anticipamos, hace exactamente un año. La economía estará peor, ya que no se recuperará y los gobiernos estarán más endeudados.

La siguiente gráfica muestra como el endeudamiento creciente en paquetes de estímulo tiene efectos decrecientes en el PIB, o lo que es lo mismo, entre más se gaste su efecto es cada vez menor, hasta que llegue un momento en que los paquetes de estímulo destruirán el PIB. Como puede apreciarse bajo Greenspan se obtenían 40 centavos por cada dólar de estímulo (en deuda debe recordarse que el estímulo es deuda del gobierno que será pagada con impuestos). Ahora, el estímulo proporciona 10 centavos por cada dólar. Estamos rápidamente aproximándonos al punto de desastre en el que cada nuevo intento para estimular la economía destruyen el PIB.




Este comportamiento que para los economistas “ortodoxos” es perfectamente explicable y anticipable: Los paquetes de estímulo destruyen el capital, y lo que se necesita para poner de pie la economía es formación de capital, tal y como escribí en “Lo que se requiere : Acumulación de Capital" y los estímulos hacen exactamente lo opuesto, destruyen capital. Esto, por supuesto, no es evidente para los economistas del “mainstream”, de formación Keynesiana, Krugman, Stiglitz, y pandilla, y que desgraciadamente estamos en sus manos.

No quiero cansarlos con un post demasiado largo, posteriormente trataré de explicar, con algún detalle, como es que se destruye el capital con los estímulos del gobierno y por que nos llevan al barranco sus reiteradas intervenciones de “estímulo” en la economía.

jueves, octubre 22, 2009

Eliminando Burocracia

Se nos dice que la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza generará 44,000 desempleados, que agravará el problema del desempleo, sin embargo, sucede todo lo contrario, esa empresa ineficiente y corrupta prevenía la creación de empleos al encarecer el servicio, pero sobre todo por las transferencias del presupuesto federal para mantenerla operando.

También el secretario de Hacienda Agustín Carstens justifica el alza de impuestos como “Para no agravar el problema del desempleo” ¿Por reducir el gasto corriente, los burócratas, señor doctor en Economía?

La Guerra Terminó

Vamos a suponer que México, o cualquier país sostuvo una guerra, una guerra grande, de la que fue menester enrolar a una parte importante de la población, varios millones de hombres y mujeres. Pero la guerra ha terminado, y se tienen a millones que reciben un pago de la Secretaría de la Defensa Nacional, los soldados de todos los ejércitos reciben un pago. Se teme que al despedirlos, se nos dice que no habrá en la economía la capacidad de absorber a esta fuerza humana y darles empleos y que en consecuencia estarán desempleados. Es cierto que, cuando millones de hombres son liberados, se requerirá tiempo para que las industrias y empresas de servicios sean capaces de reincorporarlos a la fuerza productiva, aunque debe decirse que la experiencia indica que este tiempo ha sido asombrosamente breve: Cuando terminó la 2da Guerra Mundial en 1945 el fin de la guerra, la reducción del gasto gubernamental hicieron posible que la Gran Depresión que inició en los años 30’s y que se mantuvo con desempleo por casi dos décadas terminó realmente en 1947 año en que el desempleo bajó a menos del 5 % esto y a pesar de los millones liberados por las fuerzas armadas.

El problema cuando se liberan tropas, o, burócratas es que la gente común, la comentocracia y los malos economistas sólo ven una parte del proceso. Ellos ven ex soldados deambulando buscando desesperadamente trabajo, ven una pérdida importante del “poder adquisitivo” de ellos y por ende ¿De dónde van a salir los recursos para emplearlos?

Supongamos que el presupuesto del Estado está inicialmente balanceado, y ahora el Estado al liberar a todos los soldados tiene un importante superávit, y el gobierno decide, correctamente, que ese superávit debe ser regresado a la sociedad, los impuestos se reducen en la misma proporción que el gasto corriente que era necesario para pagar a las tropas. Los contribuyentes ahora se encuentran con que tienen más fondos para comprar más, o ahorrar más para poner pequeños negocios. La demanda de bienes y servicios, por un lado, y la formación de capital por el otro permitirá en un lapso no muy largo de tiempo reintegrar a la tropa a la población económicamente activa.

Aún si el presupuesto inicial tuviera un déficit financiado por la emisión de deuda, no cambia las cosas mucho: Si ya se decidió que se tiene un ventaja al mantener un déficit, éste puede mantenerse y de todas formas regresar a la sociedad el dinero que se requería para mantener a los soldados. Se deja a las finanzas públicas exactamente como antes.

Pero la desmovilización de la tropa no deja a la economía como antes: Los soldados mantenidos por civiles no se transforman en civiles mantenidos por civiles. Se convierten en civiles que se mantienen así mismos, dejan de ser parásitos de la sociedad.

Si se hubiese mantenido la absurda situación de mantener a la tropa, sin necesitarse puesto que ya no hay guerra, esta retención para “no agravar el desempleo” sería un desperdicio colosal. Todos ellos serían improductivos, todos ellos serían parasitarios a la economía productiva. Los contribuyentes para mantenerlos recibirían en cambio absolutamente nada. Peor aún, como acaba de suceder en México, si a los contribuyentes se les incrementan los impuestos para subirle los salarios a la tropa, todo ese dinero se esfuma, se convierte en un enorme desperdicio…

Desmantelando la Burocracia

Pues bien, no son tropas, son “servidores públicos”, son burócratas, y siempre que se mantenga una plantilla burocrática excesiva que no justifican con sus servicios las remuneraciones que reciben de la sociedad son exactamente idénticos a la tropa innecesaria: Un enorme desperdicio de recursos. Sin embargo, siempre que se intenta reducir el número de burócratas, o como recientemente de empleados de una empresa paraestatal extinguida por ineficiente y costosa para la sociedad el lloriqueo se presenta sin cesar, que se agrava el desempleo, que la medida es deflacionaria, que se elimina el “poder adquisitivo” de los despedidos burócratas. ¿Quieren lastimar a los comerciantes y empresas que dependen del poder adquisitivo de los burócratas? Al despedir burócratas se nos dice simplemente estamos reduciendo los “ingresos nacionales” y colaborando para intensificar la recesión.

La falacia subyacente es idéntica a la de la tropa, sólo se ven los efectos inmediatos en los burócratas desempleados y los negocios que dependen directamente de éstos. Pero, si el gobierno tiene el buen tino de regresar a la sociedad el dinero que requería para mantener la burocracia, reduciendo los impuestos en la misma proporción el poder adquisitivo se incrementará en la sociedad en su conjunto. Quizá se afecte a algunos negocios en la ciudad de México, en donde reside la mayor parte de la burocracia, pero otros negocios en otras partes del país florecerán y se incrementarán en número, el país crecerá y los burócratas despedidos encontrarán empleo ya no serán parásitos mantenidos por otros mexicanos, serán ciudadanos productivos que se mantienen a si mismos.

Y, de forma semejante a la eliminación de la tropa, al reducir la “tropa” de burócratas improductivos el país no sólo está mejor, está mucho mejor. Los ex burócratas buscarán ahora empleos productivos en el sector privado o bien pondrán ellos algún negocio, el poder adquisitivo adicional puesto en la economía al recortar impuestos ciertamente que alentará el crecimiento económico y que encuentren empleo o que sus negocios florezcan. Los ex burócratas dejarán de ser parásitos para convertirse en hombres y mujeres productivos que no le cuesta a nadie mantenerlos.

Finalmente debo enfatizar que, por supuesto, no me refiero a aquellos servidores públicos que realmente son necesarios en una sociedad: Policías, bomberos, barredores de calles, recolectores de basura, jueces, legisladores y todos aquellos que dentro del sector público tienen un papel productivo que proporcionan un servicio como en cualquier empresa privada del sector de los servicios. La justificación de su existencia es real, es necesaria para la sociedad, pero nunca, se podrán justificar burócratas “para aliviar el desempleo”, “Para aumentar el poder adquisitivo nacional”.

El argumento principal a mantener una plantilla de burócratas innecesarios, expansivos además, es para aliviar el desempleo, para “aumentar el poder adquisitivo nacional” es tan fantástico como cuando un asaltante te roba tu dinero. Ciertamente que el “poder adquisitivo” del asaltante aumentó. Con este poder adquisitivo producto de tu asalto el soporta bares, restaurantes, sastres, tiendas departamentales y a donde se le ocurra ir a gastar tu dinero. Pero por cada empleo soportado por tú dinero que fue robado y que es gastado por el ladrón, la reducción en tu poder adquisitivo virtud del robo de que fuiste objeto dejará de soportar uno. En forma análoga los contribuyentes podremos crear un empleo productivo menos por cada empleo burocrático improductivo. Cuando un ladrón te arrebata tu dinero, tú no recibes, por supuesto nada a cambio. Cuando tu dinero es también arrebatado de tú cartera por el gobierno mediante la coerción y compulsión para mantener burócratas innecesarios tenemos exactamente la misma situación y tú no recibes nada a cambio.

Desgraciadamente la situación es aún peor, tendríamos muchísima suerte si los burócratas fueran simplemente unos haraganes mantenidos que no hicieran absolutamente nada más que cobrar cada quincena su salario parasitario. La realidad es que el ejército de burócratas son reformistas enérgicos, “progresistas”, inspectores, creadores de leyes y reglamentos que institucionalmente agreden la actividad empresarial y la acción humana. Burócratas que inhiben, deterioran, trastornan la actividad productiva.

No hay excusa para aumentar impuestos con el objeto de mantener o peor aún aumentar una plantilla burocrática de “servidores públicos”, sólo con la excusa de mantener su “poder adquisitivo” y “reducir el desempleo”. Ha llegado la hora de proceder con sensatez a la luz de principios económicos sólidos. Deben despedirse millones de burócratas y reducir sustancialmente los impuestos, esto si queremos que este país no se vaya al fondo del barranco, que por cierto poco muy poco nos falta para estar en él.

miércoles, octubre 21, 2009

Unión Nacional de Contribuyentes “Atlas” (UNECON)

Se habrán de extrañar que no haya actualizado el blog no obstante la importante noticia de la extinción de la CLyF. No obstante, ya he tratado el tema de los sindicatos depredadores y en especial los sindicatos de las “empresas” del gobierno aunque los sucesos recientes ameriten una extensión de lo escrito. La razón es que me he encontrado muy ocupado haciendo mi presentación para la Unión Nacional de Contribuyentes “Atlas” A.C. www.unionatlas.org con las que empiezo a colaborar, en el mundo real: Dando presentaciones ante los medios: TV, radio, periódicos y conferencias en universidades y asociaciones interesadas en transformar a México y tratar de cambiar el absurdo al que nos llevan los políticos: Un gasto público expansivo con una inercia imparable, contra ingresos petroleros decrecientes, lo que llevará a mayor expolio fiscal, menor capital acumulado y a la larga invertido, déficit público lo que nos llevará sin lugar a dudas a mayor pobreza.

El pasado día 19 de octubre, en el hotel Nikko de la Ciudad de México, presentamos ante los medios, a la Unión Nacional de Contribuyentes “Atlas” A.C., el autor de este blog, fue presentado como asesor económico de la asociación.

Esta asociación tiene por objetivo resistir, en forma pacífica, por todos los medios que nos sean posibles el siempre creciente expolio fiscal y la reducción del tamaño del Estado Mexicano, la desregulación, y todo aquello que agrede la actividad empresarial y la acción humana.

El video que he incrustado es el que presente en el hotel Nikko ante los medios, resume mucho de lo que he escrito en los post más recientes.

video

martes, octubre 06, 2009

El Hombre Olvidado

Se nos dice, una y otra vez, hasta la saciedad, que el gasto público es benéfico, que el gasto público tiene “multiplicador”, que el gasto publico es la gran panacea, la varita mágica del hada madrina que es capaz de recomponer una economía postrada. Sin embargo existen varios factores que hacen improbable que la riqueza generada por el gobierno compensará la riqueza que destruye por medio de los impuestos que se utilizan para hacer posible ese gasto. No es ciertamente fácil entender las reales consecuencias de la transferencia de recursos para tomar el dinero de la bolsa izquierda y ponerla en la derecha. Los gobiernos nos dicen que ellos sólo toman un porcentaje de los ingresos nacionales, que es desviado de los propósitos privados a los públicos. Esto, sin embargo, es pensar como si el país fuese un enorme corporativo y que la transacción fuese meramente un asunto contable. Se pasa de A y lo recibe B. Los promotores del gasto gubernamental se olvidan que en realidad se apropian del dinero de A, esto es, lo pierde irremediablemente, para dárselo a B. O mejor dicho, lo saben muy bien, pero sólo mencionan lo que le pasa a B: Son los pobres que reciben los beneficios del gobierno filántropo, ¡que fácil es ser filántropo con el dinero ajeno! , es la burocracia que recibe sus justas pensiones, es la educación gratuita, son los hospitales, el seguro popular, lo que quieran aquí poner, hay miles de “beneficios” que clama el gobierno para su gasto. Para lo que pasa con B, claro lo benéfico que le pasa a B, pero olvidan por completo lo que los efectos de esta apropiación (por cierto violenta puesto que no es voluntaria) tienen en A; A es simplemente olvidado. A es el hombre olvidado.

Conozco un pequeño empresario que tiene una imprenta, cinco empleados, la situación se le ha puesto tan difícil que los fines de semana vende mariscos en una esquina, por supuesto en la economía informal, para completar la nómina…y el pago del IETU, el IMSS, el Infonavit, antes que lo embarguen y le quiten los pocos activos que tiene. Además tiene el problema fiscal de cómo justificar esos ingresos informales para mantener a sus empleados. Si se revisa su contabilidad, no hubo dinero para pagar ¿De donde salió?, le preguntará el auditor del SAT si tiene la desgracia de caer en una. Y como él hay miles de hombres A, de todos los giros económicos, son los “olvidados” en la transacción para darle a B.

Pero los impuestos no sólo son aquellos relacionados con los ingresos, éstos son tan sólo una fracción del total de los ingresos tributarios que el gobierno necesita para saciar sus “necesidades”. Viene el IVA, ahora el planteado para combatir la pobreza, los IEPES que se aplican a combustibles, cerveza, alcohol, cigarros, y ahora plantean telecomunicaciones, la tenencia, las verificaciones vehiculares, el predial, y si se es empresario, todo lo relacionado con la seguridad “Social”; IMSS, Infonavit, impuesto a nómina, más los gastos contables que implica poder cumplir con las leyes a cabalidad. Todos estos impuestos inevitablemente afectan las acciones e incentivos de quienes se les es apropiado el dinero de impuestos: Cuando una empresa tiene pérdidas, pierde 100 centavos de cada peso que pierde. Ahora con el IETU aún peor, pierde 119 centavos de cada peso que pierde. Pero cuando tiene ganancias, se le permite quedarse con más o menos 55 centavos de cada peso ganado y cuando no puede compensar adecuadamente sus años de pérdidas con sus años de ganancias, sus planes de inversión y crecimiento quedan afectados. No expande sus operaciones, o si lo hace, lo hace tomando el mínimo de riesgos. Si a esto se le agregan leyes como la planteada por Calderón de irse sobre el patrimonio de los accionistas que deban impuestos aunque la empresa haya cerrado o peor aún que se les criminalice penalmente con pena corporal por tener créditos fiscales. Muy difícilmente alguien que reconozca esta situación se aventará a establecer un negocio, además del riesgo empresarial inherente a la actividad, de arriesgar sus ahorros y patrimonio además puede perder más de lo que planeó perder y lo peor, perder su libertad, por que su delito fue no ser afortunado en que su negocio marchara exitosamente como él esperaba. Entonces, debido a la carga fiscal, los viejos empleadores no invierten lo suficiente para crear nuevos empleos, o, si lo crean no crean los que crearían si los impuestos fueran bajos. Los impuestos, evitan el ahorro, la formación de capital o ralentizan su formación y la consecuencia es que se invierte menos no se modernizan los bienes de capital o lo hacen mucho más lentamente. Al no mejorar los bienes de capital la productividad cae, por lo que se previene que los consumidores puedan consumir productos mejores y más baratos.

Es una estupidez tomar riesgos con su propio patrimonio

Como escribía en “La Realidad Fiscal Mexicana 1” , el empresario y los ricos y no tan ricos en México (deciles VIII a X) son esclavos de los políticos hasta finales de junio. Esto sin tomar en cuenta un montón de impuestos ocultos como por ejemplo el alto costo de la energía eléctrica, los impuestos en la gasolina, los peajes en carreteras, y como también como explicaba la necesidad de cubrir los costos que el gobierno otorga gratuitamente pero que no es posible gozar de ellos por su ínfima calidad: Educación para nuestros hijos, seguros de gastos médicos y dentales, etc. Si se tiene que trabajar como esclavo de seis a nueve meses para el gobierno y sólo se tienen 3 meses para uno mismo y su familia. Si cuando se pierde, se pierde más de la pérdida, esto es además de perder como se grava el flujo de efectivo (merced del IETU), y cuando se gana, sólo le queda a uno una fracción, y si además de las pérdidas se arriesga el patrimonio personal y se le criminaliza, pueden los empresarios decidir que es estúpido, verdaderamente estúpido arriesgar el patrimonio en una aventura empresarial. Si además el capital disponible para tomar riesgos se encoje enormemente, es gravado antes de que pueda ser acumulado. En síntesis, los impuestos progresivos el “Que pague más el que más tiene” virtud del “pacto social” que faculta al gobierno para apropiarse de nuestro dinero para dárselo a los pobres tiene dos efectos inmediatos: Primero se previene que exista el capital que permitiría la creación de nuevas empresas y con ellas nuevos empleos y segundo, la porción de capital que si dejan que pueda llegar a existir es desalentada para la creación de empresas. Por tanto, el gasto de los gobiernos crean el problema del desempleo que dicen ellos van a remediar, que como se demuestra aquí es una mentira. Los impuestos en realidad perpetúan la pobreza y el bajísimo crecimiento económico he aquí una de las más importantes razones por las que México, y muchos otros países en el mundo no crecen como su potencial humano, y de recursos naturales les permitiría. Los gobiernos y su gasto son pues la causa de la pobreza y mientras más la “combatan” peor será para la sociedad en su conjunto, y más pobres habrá y no menos.

Por supuesto, algunos impuestos son necesarios e indispensables para que los gobiernos puedan llevar a cabo sus funciones esenciales: Proporcionar seguridad física y patrimonial, crear tribunales, y algunos servicios municipales, pero hasta ahí. Los impuestos a tasas razonables no debieran de lastimar en mucho la producción, la acumulación de capital y el crecimiento económico. Pero a medida que la sociedad permite, o se vuelve atenida a un gobierno enorme, sobre regulador, y un ogro filantrópico, necesariamente éste crece sin control alguno hasta que toma porciones cada vez mayores de la riqueza creada por un país, y la destruye. Además, a media que los impuestos se hacen mayores, su pago más complejo y se criminaliza al causante los incentivos para emprender o expander las empresas se reducen, y el país queda en el cauce de la pobreza creciente. Y en un círculo vicioso: Se cae la recaudación por la caída en el crecimiento, se suben los impuestos con lo que se cae aún más la recaudación… Hasta que el país colapsa. ¿Estamos en curso?

jueves, octubre 01, 2009

Es Tiempo de Morir

El octavo yacimiento petrolero más grande del mundo, y que cuando se descubrió fue el tercero, estará muerto para finales del año entrante ¿Lo tendré que repetir, o lo comprendes a la primera?...

El complejo Cantarell que fue descubierto por un humilde pescador (ni eso saben hacer los de Pemex) llamado Rudesindo Cantarell en 1976 en que vio petróleo flotando en el mar que ensuciaba sus redes, que avisó a Pemex que en principio no le creyeron. Este enorme súper yacimiento como el monólogo de Rutger Hauer en el final de Blade Runner le ha llegado su tiempo de morir.

Es tiempo de morir…Todos los sueños y esperanzas, la “administración de la abundancia” que prometió José López Portillo que nos llevó a endeudarnos precisamente para desarrollar este campo, y, por supuesto, para cubrir sus aventuras populistas, el estado empresario, la explosión burocrática, y que después nos llevó a la quiebra de la deuda externa en 1982 cuando los precios del crudo bajaron, fue nuestro aval para renegociar esa deuda que nos tuvo por una década transfiriendo los recursos del campo a los prestamistas. Fue una vez más nuestro aval durante la crisis de 1994-1995. Pero sobre todo, ha sido hasta la fecha la gran ubre, de la que se cuelga la burocracia, la expansión de la misma sus prebendas y canonjías y el “Gasto Social”. El 40 por ciento del presupuesto se cuelgan de esta gran ubre que se pensaba infinita…Es tiempo de morir.

Los días en que podía encontrarse un súper yacimiento mientras se pescaba son cosa del pasado, del los último tiempos de la era de petróleo fácil, era que hace mucho terminó. Y que al parecer a los políticos en México no les entra en la cabeza.

Cantarell recibió el mejor trato que la tecnología moderna de yacimientos puede proporcionar. Como resultado, Cantarell ha sido explotado de forma muy efectiva especialmente después que se implantó la técnica de presurizarlo con nitrógeno. Esta técnica permitió aumentar sustancialmente la producción del viejo yacimiento por varios años, que de otra forma hubiera tenido un lento decaimiento. ¿El resultado? La pronta monetización de la fortuna petrolera para beneficio de la gran ubre. El precio: Un crac rápido, catastrófico.


Chris Nelder, analista de energía y autor del libro Profit form the Peak, que sigue el desempeño de la industria petrolera mexicana muy de cerca afirma que, Cantarell estará debajo de 500 mil barriles diarios para fin de este año, actualmente 560 mil (septiembre). Siendo su tasa de decaimiento de aproximadamente 35 mil barriles cada mes. Es decir, para fines del 2010, Cantarell estará muerto…

Y para los mexicanos las noticias siguien siendo malas: Los campos emergentes para reemplázalos no dan la producción esperada; las esperanzas en Chicontepec son decepcionantes se esperaban 60,000 barriles al día para fin de año, sin embargo, produjo tan sólo 32,400 en julio y 30,760 en agosto. El gobierno evalúa las inversiones por $ 11.1 miles de millones de dólares para el campo y según la Scria. De Energía se requiere que petróleo esté por encima de $ 70 USD para que sean viables las inversiones.

El otro campo en el que estaban puestas todas las esperanzas Ku-Maloob-Zaap del cual se esperaba extraer 800 mil barriles diarios, se topó hace dos meses con la barrera de 350 mil y ya va también en declive, dos meses para ser exactos, al igual que con Cantarell ya se está fraguando inyectarle nitrógeno para incrementar la producción, pero, al igual que Cantarell, la aumentarán para que después colapse más rápido.

Así las cosas estaremos importando, sí leyeron bien, importando crudo para nuestra “nueva refinería”, para el 2013. Pero mucho antes, para fines del 2010 dejaremos de exportar y todo el petróleo será para consumo interno.




Lo más desesperante es que sí tenemos todavía petróleo, pero carecemos de la tecnología para encontrarlo y explotarlo, lejos estamos de la tecnología de BP (British Petroleoum) que permitió hace tan sólo unos días encontrar el yacimiento Tiber en el Golfo de México a 34,000 pies de profundidad. Mientras que México, Pemex lo más profundo que ha llegado son 1641 pies.

No somos más un país petrolero. El destino nos alcanzó. Es tiempo de morir….


El Derroche

El Petróleo no nos hizo más ricos, el petróleo no es riqueza, es fortuna, la riqueza la genera el Capital, es decir aquello que es capaz de proporcionar una utilidad o un interés en el futuro. Los mexicanos, el gobierno, tuvo a bien monetizar la fortuna petrolera, no para capitalizarla con el fin de generar riqueza, sino para derrocharla, dispendiarla, esfumarla, no para convertirla en bienes de capital que generaran riqueza, no, la usó para gasto corriente, para crecer la burocracia y las prebendas de la burocracia, con el pretexto de siempre el “justo” “Gasto Social”, que a su vez implica los votos que llevan a los políticos al poder para desde ahí servirse con la cuchara grande.

La gráfica muestra el crecimiento del presupuesto por habitante desde que los gobiernos del PAN entraron al poder.
De $14,000 a $25,000 un 78.57 % de incremento en tan sólo una década. Mientras que la economía crecía a raquíticos 2.5 % 5.1% en 2005 en total un 23% y ahora en franca caída.



La economía no crecía, pero los precios del petróleo y la explotación de Cantarell sí (ver gráfica de Cantarell en este mismo Post), hasta un máximo de 3,500 millones de barriles por día en 2005 y alrededor de 3000 cuando los precios llegaron a su pico. Así que los ingresos petroleros se dispararon. Hasta 6,000 millones de dólares en 2008 para caer a los niveles actuales 2,800 millones y ya con tendencia a hacerse cero en el futuro no muy lejano.

Así pues, las exportaciones petroleras, los “excedentes petroleros” objeto de la discordia que eran repartidos a los virreyes, perdón a los gobernadores de los Estados. ¿Qué hicieron los reyecitos de marras con ese dinero? Si se hubiera ahorrado, o se hubiera canalizado a obras de infraestructura NECESARIAS, no caprichos de megalómanos, estadios de fútbol, elefantes blancos, típicos de la obra pública, ni para “crear empleo”, otra sería la historia, pero no: Durante los últimos 8 años, la nómina de los estados creció más rápidamente que los recursos disponibles para enfrentarla. Esto no sería grave si ese gasto fuera transitorio, pero no lo es. Las nóminas de los gobiernos son obligaciones permanentes que se tienen que pagar, pase lo que pase. Sólo cuatro estados (Chiapas, Guanajuato, Zacatecas y Nuevo León) evitaron caer en esa trampa. En todos los demás, la nómina creció. En algunos, (Colima, Tamaulipas, Guerrero, Yucatán y Tabasco) creció a más del doble.

Y lo mismo ha sucedió con la administración central, la burocracia también ha aumentado más allá de toda proporción, y sus prebendas, aguinaldos de 6 meses como en el IMSS, jubilaciones a la elevada edad de 45 añotes, en fin son tantas que me he cansado de escribirlas aquí.

A la hoy propuesta fiscal para 2010 con subida de impuestos vendrá otra para el 2011, y otra, y otra, así sucesivamente, no entienden en el gobierno que esto ya murió, la abundancia se terminó y debe de ajustarse el erario y el tamaño del gobierno a la nueva realidad.


Rico Venido a Menos


México se encuentra ahora como el rico venido a menos, he conocido a algunos, que en algún instante de su vida fueron muy ricos, poseían mansiones, casas de verano, autos, lujos, servidumbre, iban de compras a Houston o San Antonio, y por azares del destino perdieron casi todo, no obstante que la elemental lógica los hiciera reaccionar y acomodar su estilo de vida a su nueva realidad, están mentalmente bloqueados, continúan pagando servidumbre, quizá no tanta, sus autos son carcachas viejas, pero Mercedes, sus casas con los jardines otrora hermosas ahora son un páramo de hierba crecida, con goteras por que no tienen para impermeabilizar, debiendo predial, agua y lo que se acumule. Pero quieren seguir viviendo en la hermosa colonia de toda su vida y se resisten a enfrentar la realidad, su realidad. Y así continúan, endeudándose con sus tarjetas de créditos al máximo hasta que terminan por perderlo todo, de limosneros. ¡Por necios!

La realidad para México es que ya no somos un país rico petrolero….Eso quedó atrás, y el gobierno debe ser el primero en reconocerlo y ajustarse a la nueva realidad. No debe ni puede intentar mediante más impuestos compensar lo que el petróleo daba, si lo hace va a acabar con la economía, nos va a mandar a lo más profundo del abismo....Sólo tiene un camino: Freno y bajar el gasto. Es lo único sensato. Reconocer la nueva realidad.

Si no ajustamos a la nueva realidad, y el gobierno quiere seguir con su derroche, con su pretexto favorito del “Gasto Social”, y no mete freno y reversa al gasto dispendioso al tren de vida irreal, como el nuevo rico, México de crisis en crisis terminará siendo un país menesteroso. Ya no será el 50 por ciento de pobres, lo seremos todos, los ricos, ya se habrán largado de aquí….Tienen como.

Es Tiempo de Morir…¿Podremos reconocer nuestra realidad para renacer o iremos al caos?